Nueva newsletter del Centro de Información del Observatorio

9 10 2012

El Centro de Información del Observatorio de la TV (Universidad Austral, Facultad de Comunicación) emite mensualmente esta publicación electrónica, a fin de brindar asesoramiento y sugerencias a canales, productoras e interesados en la industria de contenidos televisivos.

Imagen

 

En la edición de octubre 2012:

  • El costumbrismo vuelve a la pantalla chicaSos mi hombre es el nuevo desafío que Adrián Suar (Pol-ka Producciones) pone en juego para enfrentar la lucha por el liderazgo en el prime time.  Una vez más, Canal 13 apuesta al costumbrismo y a las tradiciones argentinas: el hombre de barrio, la mujer de clase alta confundida en su entorno, el boxeo y la jerga informal. Leer más
  • Dulce misterio e inexplicable amor. Con sorpresa para muchos, la telenovela Dulce Amor no solo compitió par a par con el ciclón de Showmatch, sino que en varias oportunidades superó los números de este imbatible de los últimos años. ¿Cómo una simple telenovela pensada para la tardes de Telefé pasó a ser uno de los programas más vistos del prime time argentino y apoyándose, además, en una de las formas más puras del género de la telenovela? Leer más
  • El psicoanalista: un nuevo viejo personaje. No es casualidad que este año 2012 la televisión argentina cuente con tres ficciones sobre psicoanálisis. Claramente el psicólogo es un personaje importante al momento de contar una historia, ya que es un integrante más de la vida cotidiana de muchas personas. O quizás la agenda televisiva marque al psicólogo como alguien cotidiano, cuando para muchos no lo es. Nuevamente se plantea el debate, hasta qué límite la televisión refleja la realidad… Leer más
  • Londres 2012: el acontecimiento mediático que detuvo al mundo. Los últimos Juegos Olímpicos hicieron latir al planeta al ritmo de la capital inglesa: durante poco más de 2 semanas, la cita Olímpica reunió a más de 10.500 deportistas de 204 países que se enfrentaron en 39 disciplinas. En TV se rompieron todos los records de audiencia. Esta vez, el oro se lo llevaron los medios digitales. Leer más
  • La fábrica de ilusiones… o de decepciones. En la televisión nos acostumbramos a ver y entretenernos con la violencia como parte de la vida cotidiana. Y hay una línea muy fina que separa al entretenimiento de la miseria humana. Cuando se bordean los extremos, la conocida “fábrica de ilusiones” puede ser también de generadora de decepciones. Leer más

La newsletter es gratuita. Desde junio de 2011, todas sus ediciones están disponibles en el sitio http://newsletterotv.blogspot.com/ y en nuestro blog (solapa Publicaciones). Para recibirla mensualmente en su casilla de correo electrónico, por favor solicitarlo vía mail a observatorio@austral.edu.ar

Anuncios




“Todo es posible”, y una TV con valores también

20 08 2012

Como en los buenos viejos tiempos, con un mensaje positivo y una fusión de emoción y entretenimiento, Julián Weich retoma la apuesta de conducción los domingos por la noche.

Por Gabriela Fabbro, directora del Observatorio (Artículo publicado en la newsletter del Observatorio)

Mientras Tomás Yankelevich define su grilla de programación tras haber vencido a Canal Trece en la carrera por el rating el primer semestre del año, Telefé estrenó el 6 de mayo a las 21 hs, con picos de casi 17 puntos de ratingTodo es Posible.

Con Julián Weich en la conducción y Nathalie Pérez como co-conductora, este mix de géneros nos recuerda el éxito de cinco temporadas consecutivas de Sorpresa y media, por su conductor, su día y horario de emisión y su afán por cumplir sueños y sorprender a la gente. Asimismo, a Justo a Tiempo o a Trato Hecho, dos programas de entretenimiento y juegos que también condujo el conductor argentino en los últimos años.

Desde 1991, Julián Weich está latente en la pantalla. Sin importar en qué canal trabaje, mantiene un coherente perfil con la clase de programas en los cuales participa. Aquel conductor que se comprometía allá por el año 1993 con Un sol para los chicos de Unicef, casi veinte años después flamea la bandera de los sueños, las sorpresas, y el entretenimiento, combinados en un programa de emisión semanal destinado a toda la familia argentina.

El programa cuenta con cuatro secciones, las dos primeras se asocian al entretenimiento, las dos restantes a la emoción:

  • “3 x 3”: dos o tres participantes, elegidos al azar, deberán repartir 3000 pesos a su gusto en menos de 3 horas. El dinero se divide equitativamente entre gente de la calle, un vecino y un amigo del participante. Por teléfono, la gente votará al participante que haga un uso más “creativo” del dinero. El elegido gana una cifra de ronda los 10.000 pesos.
  • “Verdad o verdura”: el juego incluye a los 50 participantes presentes en el piso. Las respuestas correctas sumarán dinero en el pozo. Tras una primera ronda, quedarán elegidos los 8 participantes que más respuestas correctas hayan tenido. De allí eligen a 2, que competirán por conquistar el pozo final.
  • “El mejor día” consiste en homenajear a un “ciudadano ilustre” o a un vecino reconocido por sus pares, su familia/amigos, sus vecinos, y hacerle pasar “el mejor día de su vida”. Normalmente el programa finaliza con la culminación de ese día y el encuentro del homenajeado con sus afectos.
  • “Cadena de favores”: una persona que en algún momento de su vida fue receptora de algún favor, por ejemplo la donación de órgano, contacta a aquella persona que le hizo el favor para agradecerle. De algún modo, para “devolver el favor recibido”, realiza una buena acción para otro y/o la sociedad.

Detrás de este programa semanal existe un fuerte trabajo de pre producción: viajes, variedad de locaciones, exteriores, scouting de participantes, tiempo y dinero invertido.

No obstante, en la televisión, los tiempos del aire no son los mismos del cable. Si bien la edición de los clips y las notas es impecable, las cuatro secciones no están bien definidas en la práctica y la estructura del programa es desordenada y poco clara para el televidente. De hecho, el programa no tiene una línea limitada. En las primeras ediciones, las secciones emotivas ocupaban la mayor parte del programa, mientras que en la actualidad prevalecen las de entretenimiento.

De todos modos, al margen de las críticas al programa y del manifiesto desinterés que tiene Weich por las mediciones y la popularidad, Todo es Posible entretiene y refleja historias de vida positivas. Y, aunque el formato sea reiterativo y por momentos confuso, la televisión necesita más de esto: solidaridad y diversión. Sólo resta un pequeño ajuste de tuercas.





“Graduados”, la revelación 2012

20 08 2012

Después de años de liderazgo indiscutido, Showmatch comenzó a perder audiencia y fortalecimiento frente a un programa de la competencia sin demasiadas pretensiones: Graduados, una tira producida por Underground que se convirtió en un éxito que fue creciendo a través de los meses.

Por: Juan Pablo Martínez Kolodziej (Artículo publicado en la newsletter del Observatorio)

En esta televisión tan cíclica y volátil, resulta curioso que esta ficción casi no ve la luz. Cabe recordar que la última comedia producida por Underground fue Un año para recordar, emitida por Telefé en 2011, y no fue precisamente un éxito. De hecho, las autoridades de Telefé ordenaron “apagarla” antes de tiempo. Underground entonces se preparaba para hacer una segunda temporada de El tiempo no para, aquella tira para adultos que se emitió por la pantalla de Canal 9 en 2006.

Sin embargo, sobre fines del año pasado, y gracias a la asociación con Endemol, la productora encabezada por Sebastián Ortega comenzó a preparar la producción de Graduados para Telefé. Un proyecto sin demasiadas pretensiones ni expectativas debido al mal año que la emisora tuvo.

Se trataba además de una historia que tenía al frente a tres actores que significaban un riesgo: Nancy Dupláa, Luciano Cáceres y Daniel Hendler. Dupláa venía “enfriada” en la pantalla después de trabajar en Socias en el 2008, y además con ciertos prejuicios que se tenían sobre ella debido a sus convicciones políticas. Sin embargo, cabe destacar que su elección no es hecha al azar: Dupláa es una ex ídolo juvenil debido a su protagónico en Montaña Rusa en 1994.

Cáceres había tenido un año importante gracias a su personaje en El elegido, pero sin ser protagonista. Y Hendler es un actor de cine, querido por muchos productores del medio pero que en televisión nunca había hecho un éxito. Su currículum en la pantalla chica incluía participaciones especiales en ficciones y un semi protagónico en Aquí no hay quien viva, la sitcom que Telefé emitió sin repercusión en 2009. Lo cierto es que ya pasada la mitad de este 2012, todos concuerdan en que Graduados es el programa éxito de la televisión local.

Hay un cóctel de elementos que hace que esta tira sea un éxito. Para empezar, se trata de la primera comedia no costumbrista en muchos años. Y el público hace tiempo decidió que no quiere ver, al menos por el momento, costumbrismo en las comedias. Alguien que me quiera, la comedia producida por Pol-ka en 2010, fue la última. Y su resultado no fue bueno. Graduados es una comedia simple, que tiene personajes e historias para poder cautivar a todos los públicos. 

Los secretos son elementos claves que hacen a la fórmula de cualquier telenovela exitosa. Secretos que se tienen entre los personajes y que el público no conoce, pero sabe que están. Y luego están los más importantes para mantener a la audiencia expectante, y son aquellos de los cuales el público es cómplice y tiene conocimiento de ellos, pero los personajes no. Estos son los más relevantes porque mantienen al público con la expectativa de cuándo van a ser contados, y en los libretos continuamente se generan situaciones límites para que se descubran. Pero eso, por supuesto, lo dejan para momentos importantes. Graduados tiene esto y apuesta al más exitoso de ellos utilizados en un culebrón clásico: la paternidad confundida. 

Haciendo referencia a la realización y libreto, Graduados tiene un lenguaje muy atractivo que está cuidado hasta el detalle. Pasando por la iluminación, vestuario y hasta en los propios textos, hay un subcódigo para toda una generación; aquella que vivió su juventud a fines de los años 80 y comienzos de los 90. En los diálogos, la forma en que se comportan los personajes, los contínuos flashbacks al pasado, con los cuales el público se siente identificado y despierta cierta “nostalgia”.

Pero lo interesante de éste último punto referente a las recurrencias al pasado, es que no se trata sólo de contextos que marcaron a una juventud se esa época, sino a público de todas las edades. Un ejemplo es cuando hicieron la recreación de Feliz Domingo, el programa conducido por Silvio Soldán. Es cierto que quienes participaban del programa eran adolescentes, pero el show era multitarget y visto por una audiencia mucho más amplia que la joven.

La musicalización no es menor, y esto sí es un guiño más explícito que contribuye al aire que se respira cuando se ve la tira. Todos los temas para generar climas o transiciones hacen referencia a la época. Charly García, Los abuelos de la nada, Sumo y otros son constantes.

A diferencia de otras ficciones donde los protagonistas son la clave del éxito, aquí los personajes secundarios cumplen un rol fundamental. Como ya se mencionó antes, son los que amplían el target para que la ficción no sea vista sólo por personas entre 35 y 45 años. El personaje que interpreta Juan Leyrado está claramente puesto para simpatizar a los más adultos. Al igual que los interpretados por Mirtha Busnelli y Roberto Carnaghi, dos personajes muy bien caracterizados en sus costumbres y comportamientos. Gastón Soffritti, el ex galancito de Patito Feo tampoco es casualidad. Su personaje e historia está puesta al servicio de los más chicos y a la simpatía de los más adultos. Soffritti no hace un protagónico desde el éxito de la tira producida por Ideas del Sur en 2007 – 2008, pero su imagen aún está intacta para los más chicos, sobre todo por las repeticiones que Patito Feo tuvo a través de las distintas señales de Disney Channel.

Otro acierto del elenco fue la elección de Paola Barrientos como una psicóloga algo neurótica, y mejor amiga del personaje de Nancy Dupláa. Barrientos viene con una imagen de mucha repercusión debido a las campañas de Banco Galicia, y que tuviera un cuasi protagónico en una ficción era cuestión de tiempo. Su personaje trata una temática que no es menor en estos momentos: quiere tener un hijo a través de fecundación asistida con un personaje homosexual, interpretado por Juan Gil Navarro (de las únicas veces en que un personaje con esta condición es interpretado por un actor de tanto peso en televisión). Este tipo de temáticas que son usadas en momentos de polémica y debate a nivel social, terminan siendo un punto de atracción para la historia.

La caricatura también está presente a través de temáticas y situaciones, pero su mayor exponente es el personaje de Mex Urtizberea, quien le aporta el mayor elemento de comedia a la historia. Urtizberea hace de un eterno hippie, que aparece disfrazado en la caracterización y que supuestamente vivió su adolescencia en los 80. A diferencia del resto de los actores que casi todos rondan los 40 años, Mex es algo contrario ya que nació en 1960. Esto también es parte de la mentira de su personaje.

Graduados claramente marca una vuelta atrás en las ficciones en tira, donde se vuelve a la comedia clásica pero en tiempos modernos, y recurre a las fórmulas del culebrón puro. Y es el éxito de la televisión en este 2012.

………………………………………………………….

Para seguir leyendo:





“La Voz Argentina”, ¿nuevo formato o más de lo mismo?

20 08 2012

El nuevo reality de talentos de Telefé ya es parte de la grilla de programación y, con alto rating, se consolida como uno de los preferidos de la audiencia. 

Por: Estefanía Brid (Artículo publicado en la newsletter del Observatorio)

La Voz Argentina, nueva apuesta de Telefé para este año basada en el formato The Voice de la NBC, debutó en junio en la pantalla del canal. Con el rating a su favor, parece ser que este producto se posiciona como uno de los preferidos por el público, y el gran ganador de los domingos. Incluso, dándole batalla al programa de Jorge Lanata, del canal de la competencia.

Sin embargo, La Voz Argentina todavía no nos ha demostrado ser diferente del resto de los realities de talentos que ya conocemos. Con formato de cuatro jurados celebrities de la canción Latinoamericana, este programa se asimila a su competidor Soñando por Cantar de Canal 13. Y su condición federalista lo hace parecido a su antecesor Talento Argentino, emitido también por Telefé.

Y si bien los números acompañan y el programa entretiene con los talentos que se presentan de todo el país, aún no podemos vislumbrar la originalidad del formato adquirido por el canal. Personas que sueñan con llegar a ser artistas o famosos y argumentos poco sólidos utilizados por los jurados para conquistar a los participantes nos remiten a los formatos caza talentos de nuestro país y del resto del mundo. Y nos hace esperar un poco más…

Incluso la figura de Marley, conductor fetiche de este tipo de programas junto a Mariano Peluffo en Telefé, está un poco desdibujada. Por el momento sólo lo vimos acompañando a los familiares de los participantes; bastante poco para la interacción a la que estamos acostumbrados de él. ¿Será Marley sólo una marca registrada que favorece el programa o nos propondrá algo más? Tendremos que esperar a las próximas emisiones.

Lo que no podemos negar es que La Voz Argentina es uno de los pocos programas dentro de la televisión de nuestro país que imparte valores. Luchar por los sueños, no darse por vencido, perseverar, son algunos de los conceptos que sobresalen de la performance de los participantes. ¿Suena cursi? Puede ser… pero en una televisión donde prima la agresión y la vulgaridad, que un programa revalorice otros mensajes no es moneda corriente y es meritorio para que se destaque.

La Voz Argentina sin dudas entretiene. Pero no alcanza, queremos más. ¿Habrá que esperar a la próxima etapa o pasará a ser un programa que nos dé más de lo mismo?





Nueva newsletter del Centro de Información del Observatorio

16 08 2012

El Centro de Información del Observatorio de la TV (Universidad Austral, Facultad de Comunicación) emite mensualmente esta publicación electrónica, a fin de brindar asesoramiento y sugerencias a canales, productoras e interesados en la industria de contenidos televisivos.

Imagen

En la edición de agosto 2012:

  • La Voz Argentina, ¿nuevo formato o más de lo mismo? La Voz Argentina, nueva apuesta de Telefé para este año, basada en el formato The Voice de la NBC, debutó en junio en la pantalla del canal. Con el rating a su favor, parece ser que este producto se posiciona como uno de los preferidos por el público, y el gran ganador de los domingos. Incluso, dándole batalla al programa de Jorge Lanata, del canal de la competencia. Leer más
  • Una baja en las cifras de Showmatch: La temporada parece decaer y la lucha por el rating no favorece a Canal 13. Los rumores crecen y las especulaciones acerca de posibles escenarios son inminentes: la introducción de Francisco Tinelli, el hijo del conductor, al certamen, y la posibilidad de terminar el programa antes de lo pautado, son algunas de los rumores que corren por los pasillos de Ideas del Sur. Leer más
  • Susana, 25 años de TV: Es la fidelidad del público a través de los años lo que mantiene a Susana en un nivel casi constante de éxito, a pesar de las bajas en el rating de los últimos tiempos. Pero por muy fiel que sea un público a lo largo de los años, todas las fórmulas pierden peso… quizás llegó la hora de una renovación en el formato. Leer más
  • La revelación 2012: Graduados claramente marca una vuelta atrás en las ficciones en tira, donde se vuelve a la comedia clásica pero en tiempos modernos, y recurre a las fórmulas del culebrón puro. Y es el éxito de la televisión en este 2012.  Leer más
  • Todo es posible, y una TV con valores también: Desde 1991, Julián Weich está latente en la pantalla. Sin importar en qué canal trabaje, mantiene un coherente perfil con la clase de programas en los cuales participa. Aquel conductor que se comprometía allá por el año 1993 con “Un sol para los chicos” de Unicef, casi veinte años después flamea la bandera de los sueños, las sorpresas, y el entretenimiento, combinados en un programa de emisión semanal destinado a toda la familia argentina. Leer más

La newsletter es gratuita. Desde junio de 2011, todas sus ediciones están disponibles en el sitio http://newsletterotv.blogspot.com/ y en nuestro blog (solapa Publicaciones). Para recibirla mensualmente en su casilla de correo electrónico, por favor solicitarlo vía mail a observatorio@austral.edu.ar





“La Dueña” (Telefé): un dilema entre dos personajes (Newsletter del Observatorio)

30 06 2012

Mirtha Legrand es la dueña de muchas cosas: de un lugar de privilegio en el mundo de los medios de comunicación de la Argentina, de muchas películas memorables de nuestro cine nacional, de un espacio único de vigencia en la televisión abierta argentina y dueña de sus propios deseos, donde elije qué hace y qué deja de hacer.

Dra. Gabriela Fabbro (Directora del Observatorio de la TV, Universidad Austral). Nota publicada en la Newsletter del Observatorio de junio 2012.

Una trayectoria de más de casi 70 años lleva a que su protagonista ejerza el derecho de mirarse a sí misma todo el tiempo. Es el proceso lógico que vive todo artista, el de volver sobre su pasado y trayectoria y convertirse en autorreferencial. Y esto es en realidad La dueña: el lugar, desde la ficción, en donde Mirtha Legrand puede volverse a presentar en escena, a mirarse en cámara y a ponerse en contacto con su público.

Casi nos animamos a decir que la ficción elegida es un pretexto para que este proceso se ponga en marcha. Es más, cualquier ficción hubiera sido el terreno propicio para que esto sucediera. ¿La dueña es entonces una excusa? Sí, para que Mirtha Legrand siga siendo y haciendo de Mirtha Legrand. Esta libertad se la dio la historia que construyó y de la que no puede disociarse, porque ella ya es su personaje y lo representa en cada acción que realiza, tanto en su vida privada como profesional. Mirtha Legrand es “ELLA” en un noticiero, a la salida de un teatro, en un almuerzo o en una ficción.

El nuevo programa está subordinado a Mirtha Legrand y esto hace que algunas características propias del género elegido se desvanezcan o no tengan el peso que una ficción requiere en el canal que se emite. Es el gran desafío de los productores: ¿se va a dar a conocer el personaje de Sofía Ponte o a Mirtha Legrand como Sofía Ponte? Y la respuesta es sólo una: ella es las dos en una. Y por momentos, según cada toma o cada escena, una gana a la otra, aunque por lo general, debemos reconocerlo, Mirtha Legrand gana a Sofía Ponte.

¿Y cómo se acerca el público al programa? Sin dudas, a ver a la segunda, a Mirtha Legrand, a la que conoce, con la que se identifica, de la que sabe cómo va a reaccionar a cada instante. Por ello, la ficción no emociona ni logra empatía: lo que queremos es que Mirtha Legrand sea ella y no Sofía Ponte. Desde este dilema, la audiencia debe realizar un esfuerzo enorme por sostener su fidelidad al programa.

A Mirtha Legrand se le cree por ser ella misma, no por ser Mirtha Legrand interpretando a otra persona. Ella no puede desligarse de su personaje y construir uno autónomo. ¿Se podrá? ¿Un productor lograría esto? ¿O el peso del personaje principal ya conocido es tal que opaca cualquier intento de originalidad?

En una entrevista con el diario La Nación, la propia actriz ha dicho: “Resulta muy difícil alejarse de lo que uno fue durante tanto tiempo. Desprenderse de los gestos, de las expresiones, de las actitudes y hasta de las manías que uno tiene no es fácil. Por eso, a veces dejo que se cuelen algunas cosas que son de mi cosecha. Eso sí, con la anuencia del autor y del director”.

Frase tan cierta e irrefutable a la vez: no se puede dejar de ser Mirtha Legrand, ni en la vida real ni en una ficción.





Un festejo poco feliz para Ideas del Sur (Newsletter del Observatorio)

30 06 2012

A pocos días de cumplirse dos semanas, Ideas del Sur está de fiesta. El nuevo ciclo de Showmatch desplegó sus alas y promete una temporada que revolucionará la audiencia.

Por: Matías Paladino (nota publicada en la Newsletter del Observatorio de junio 2012)

La expectativa empezó el año pasado con el comienzo del nuevo ciclo de Soñando por Bailar 2, bajo la conducción de Santiago del Moro, el reality que premiaba a un soñador con la esperanza de llegar a participar en el programa de Marcelo Tinelli. Con un promedio que medió entre los 13 y los 15 puntos por fin de semana, el certamen no fue de lo más visto de la temporada de verano.

Como consecuencia, el monopolio autopoiético de Tinelli siguió evolucionando con Este es el show, La cocina del show, el inicio de Soñando por cantar y Sábado Show. La disputa entre los jurados por el camarín más grande, los rumores por el ingreso de un sexto jurado, el divorcio público de Carmen Barbieri y Santiago Bal, la aparición de la figura de Ayelén Paleo y las especulaciones acerca de los participantes convocados generaban intriga en los espectadores.

Finalmente, luego de diversos cambios de fecha, el pasado lunes 11 de junio, empezó Bailando por un Sueño 2012, bajo la conducción de Marcelo Tinelli, un jurado conformado por Moria Casán, Carmen Barbieri, Anibal Pachano, Flavio Mendoza, Marcelo Polino y la incorporación de Antonio Gasalla.

La ‘revolución’ tan publicitada por Canal 13 dejó mucho que desear. Un gran despliegue de producción, un elenco de bailarines, acróbatas, contorsionistas, streepdancers, la aparición de Piquín y un majestuoso show de tablets fallaron en contar una historia. El problema radicó en que el público esperaba sorprenderse y quedarse atónito frente a la producción número uno del país: un juego de luces, efectos especiales y movimientos poco sincronizados no fueron suficientes para abastecer a una audiencia cada vez más exigente.

La vedette de la noche fue Florencia Peña, quien controversialmente decidió no sólo participar de la competencia sino también ser la inauguradora de la pista de baile. El sketch fue otro de los fracasos de la apertura; varios minutos de aire desperdiciados en una secuencia con poca acción entre Peña, Tinelli y la aparición de Rial. El guionista no supo aprovechar la espontaneidad de la comediante; sin embargo, ella logró lucirse mostrando lo que la comedia musical le enseñó.

La gran sorpresa se vivió el lunes 16 de julio. La noche empezó con Paula Chavez y Peter Alfonso, la pareja más premiada del verano por su éxito Despedida de soltero en Carloz Paz, bailando disco con una coreografía de Vanesa García Millán. No consiguieron la aprobación del jurado pero sus fans los aclamaron igual. Con una larga previa llena de humor, sonrisas, pedidos de matrimonio y mucho carisma, los participantes se retiraron con una sonrisa dibujada en la cara.

El ánimo cambió inmediatamente con el anuncio de la pareja siguiente. Tinelli invitó al escenario a Ayelén Barreiro, una joven de 21 años con síndrome de Down que bailó acompaña de Franco Cadelago. Sus compañeros de la escuela no tardaron en emocionarse y vociferar al unísono que ‘sí, se puede’, acompañada de familiares y un estudio entero unido por la causa, el momento fue emocionante.

Ayelén presentó a su novio Facundo, quien confesó que le gusta el reggeaton y la cumbia, que está enamorado de Ayelén y, sin ninguna timidez, le pidió al jurado que le regale un diez a su novia. El baile fue conmovedor, la joven gimnasta se desenvolvió de una manera natural y con una facilidad rítmica fuera de lo común.

El momento más emotivo de la noche fue la carta que leyó, donde, entre muchas cosas, pidió ser tratada con igualdad, sin prejuicios; afirmó no ser un ángel ni un ser distinto a los demás y agradeció todo lo que pudo. No sólo los jurados se emocionaron, los camarógrafos, los sonidistas, el público y todas las personas dentro del estudio, estaban conmovidos por la situación y aplaudían al coro de ‘sí, se puede’.

Instantáneamente siguió el mismo lema pero vociferado por un grupo distinto, los participantes de Cuestión de Peso. Jenny Owczarczyn, ex participante del reality conducido por Claribel Medina, con 80 kg menos, entraba a la pista de la mano de Agustín Morgante.

Acompañada de gritos de halago y aliento, Jenny emocionó al público contando su historia. Habiendo sufrido por su enfermedad, la obesidad, y habiendo atravesado dificultades debido a su peso y las restricciones sociales que sufrió, la participante se mostró agradecida de estar ahí.

Los participantes de Cuestión de Peso fueron los encargados de festejar el momento y el triunfo personal de Jenny, demostrando que ellos también pueden.

Sin embargo, el panorama no fue positivo para las primeras dos semanas. El rating inicial, con picos de 44 puntos, bajo más de 10 puntos para el final de la segunda semana. Parece ser que Tinelli deberá doblar la apuesta: el público, cansado de consumir el mismo producto, comienza a exigir más. ¿Será que sin peleas ni conflictos, el programa carece de consistencia? ¿O tal vez el contenido repetitivo debería ser modificado por un ingrediente intregrador que vuelva a atraer al público?








A %d blogueros les gusta esto: