Televisión e Internet, dos mercados cada vez más convergentes

7 11 2012

A continuación, transcribimos algunas de las principales conclusiones de un informe realizado por la consultora en Medios y Comunicación IGNIS, “Televisión e Internet, un mercado en permanente transformación” (octubre 2012).

Según un análisis de IGNIS basado en datos de Ibope TGI Argentina (noviembre 2011 a abril 2012):

  • El 98% de las personas tienen por lo menos un televisor en su hogar, el promedio general es de 2 televisores por hogar. El 25,8% compró un nuevo televisor en el último año, y las preferencias en cuanto a tamaño de pantalla son: 51,8% tiene TV de 16 a 26 pulgadas, y entre quienes han adquirido recientemente un televisor, el 41,5% prefirió entre 27 a 41 pulgadas.
  • En la actualidad, 12,1% recibe el servicio de señales de televisión digital abierta, de los cuales el 30% lo recibe mediante receptor digital externo al televisor y antena UHF no suministrado por proveedor de TV paga, el 44,5% mediante receptor digital externo al televisor suministrado por el proveedor de TV paga, y el 9,3% a través del aparato de televisión con pantalla LCD/Plasma o LED con receptor digital interno.
  • Aún hay un 16,4% que desconoce el método de recepción de la señal digital de televisión abierta. En cuanto a la televisión paga/satélite, el 75,9% tiene este servicio, y únicamente el 4% de este universo esta suscripto a televisión digital.

Más información en http://www.facebook.com/neotvlab y en http://www.youtube.com/user/neotvlab2010

Según un análisis de IGNIS basado en datos de Ibope TGI Argentina, Internet Net Facts 2011:

  • En el año 2000, sólo el 11% de la población era usuaria de Internet; para el 2011 ese porcentaje ascendió al 56%. Durante estos años, el uso de Internet se intensificó en el interior del país en relación con la Ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires. Esta evolución también se evidencia en el tipo de conexión. En el 2003, los hogares con banda ancha representaban el 17%; hacia el 2011 la participación en ese tipo de conexión llegó al 96%.
  • En el 2011, los dispositivos utilizados para acceder a Internet son variados: un 79% utiliza computadora/desktop, el 40% lo hace mediante laptop/notebook y netbook, y sólo el 15% por medio de mobile.
  • En el 2000, el acceso diario a Internet  llegaba al 32% ,  en el 2011, al 57%. Asimismo, los argentinos acceden a Internet en más de un lugar: hogar, trabajo, locutorios, escuelas, universidades, etcétera.
  • El hábito de ver televisión y simultáneamente estar on-line utilizando la computadora o el celular son actividades que se intensifican en los nativos digitales, con pregnancia en las generaciones posteriores. Como producto de esta actitud multitarea o multitasking, la atención se fragmenta y la tendencia es disminuir o distribuir la atención entre la simultaneidad de estímulos.

Más información: acceda a entrevista completa a Aleks Krotoski haciendo click aquí

  • Se evidencia un incremento en considerar a Internet como principal fuente de entretenimiento, patrimonio exclusivo de la televisión hasta hace algunos años. No obstante, en relación con la confianza que generan la televisión e Internet para mantener informadas a las personas, la TV  goza de la confianza del público en ese aspecto, compitiendo con Internet.

  • La sinergia en el consumo de televisión e Internet es un hecho: en el mediano plazo, la industria de la comunicación necesitará reformular sus modelos, ya que el consumidor tendrá la posibilidad de ver e interactuar al mismo tiempo.

Más información: acceda a entrevista completa a Diego Castrillo haciendo click aquí

Acceda al informe completo haciendo click aquí

Anuncios




Video online: redefiniendo el negocio de la TV paga

4 10 2012

Compartimos una entrevista realizada por Estefanía Brid y Gabriela Fabbro al Dr. Diego Castrillo, ex Director de The History Channel para España y Portugal, actual Consultor en Medios Digitales y Profesor invitado del Programa de Gestión de Contenidos (PGC) de la Facultad de Comunicación de la Universidad Austral.

Castrillo reflexionó sobre los desafíos que implica el advenimiento del video online para la televisión de pago. “Entendemos que lo que quiere el público es poder consumir los mismos contenidos, tanto a través de un canal lineal como a través de otras plataformas, como el video online“, aseveró.

Asimismo, el ex Director de The History Channel para España y Portugal respondió diversos interrogantes asociados a la incipiente industria del video online.

  • ¿Cuáles son los modos o formas de exhibición de contenidos audiovisuales por Internet?

A partir de la década del 2000, los actores de la industria televisiva empezaron a ofrecer contenidos por Internet, y después las empresas de electrónica de consumo también comenzaron a ofrecer smart TV, connected TV, tablets y demás, que pueden recibir contenidos televisivos a través de Internet.

Actualmente, en la industria audiovisual hay siete u ocho compañías en el mundo que controlan el 70% de los contenidos profesionales que se producen y que la mayor cantidad de la gente consume a través de TV por cable. La producción de dichos contenidos cuesta mucho dinero: desde un millón de dólares en adelante. Entonces, ¿cómo hacemos ahora para llevar estos contenidos a otras plataformas y monetizarlos?

Internet es considerado como un medio disruptivo, y los contenidos allí publicados se pueden compartir y llevar a una gran cantidad de dispositivos conectados y de aparatos de electrónica de consumo que son los connected TV.

La IPTV es el servicio que ofrecen los operadores de comunicaciones a través de sus redes seguras. Unen al servicio de televisión los servicios de voz e Internet. Entonces, entran a competir en el mercado con los tradicionales cableoperadores.

El otro tipo de transmisión es el IPVOD, con las compañías que ofrecen servicios de video bajo demanda. Netflix es el paradigma de estas compañías: se dedicaba a ofrecer DVD por correo y de repente se dio cuenta de que a través del streaming podía ofrecer los mismos contenidos. Y, así, pasó de tener siete millones de clientes a 24 millones; es decir, ha superado al mayor operador de pago que es Comcast en EE.UU y simplemente por un modelo de licenciamiento de contenidos, por un lado, y oferta a través de la red pública, por otro. Esa es la diferencia entre el IPTV y el IPVOD: este último servicio se ofrece por la red pública, con determinadas medidas de calidad técnica. Pero esto es lo interesante: surge este tipo de compañías como Netflix que abren el juego y los ojos a las grandes compañías audiovisuales.

La siguiente categoría es Internet TV, es decir, son los canales de televisión que se transmiten a través de Internet, normalmente son los canales de TV abierta, y algunos de TV de pago dentro de sus web, transmitidos en forma de streaming o de video bajo demanda. Además, hay miles de canales de marcas.

La cuarta categoría es el Internet video, que son millones de videos normalmente generados por aficionados, de escasa duración, y donde la monetización es normalmente por publicidad; el máximo exponente de ello es You Tube. Este canal pasó muchísimos años sin ser monetizado: hay montones de horas de video subidas a You Tube (que también tiene montones de juicios porque las personas suben fragmentos de películas y series sin autorización de sus autores) y no hay monetización, porque si no hay contenido genuino la monetización no se ve.

Está bien que todos tengamos la posibilidad de producir y publicitar contenidos, el problema es quién paga por ellos: una cosa son los contenidos generados por amateurs y otra cosa los contenidos generados por profesionales. You Tube no fue capaz de monetizarlos hasta que en 2011 decidió lanzar canales, porque dada la cantidad de juicios ya le estaba costando una fortuna mantener sus servidores y no estaba generando dinero con ello. Entonces, para “poblar” dichos canales solicitó contenidos a compañías independientes; es decir, no necesariamente a los grandes productores. Hay 100 canales que se están testeando, canales que tienen publicidad, y canales de contenido profesional o semi profesional por el que la gente está dispuesta a pagar con publicidad, porque los modelos que existen actualmente en Internet son publicidad, suscripción, pago por visión y una combinación de estos tres.

  • ¿Cómo se ven afectados los contenidos pensados para televisión generalista, proyectados ahora para Internet?

Tomando el caso de Netflix, lo que se analiza a partir del consumo de Internet es que la gente quiere consumir los mismos contenidos, tanto a través de un canal lineal como a través de otras plataformas, como el video online. Es decir, el mayor éxito de estas plataformas es que el usuario pueda ver su serie preferida en el momento y en la plataforma que quiera.

Esto no significa que no se estén introduciendo determinados formatos y determinadas experiencias que son exclusivamente para la web. En principio, los gestores de contenidos no sabíamos si podíamos emitir por celulares los mismos contenidos que salen en televisión lineal. Hasta que todos decidimos saltarnos esa regla y hacer los canales en streaming. Esto marca que, si se le da a la gente la posibilidad de consumir contenidos a través de cualquier tipo de dispositivo conectado, ésta los va a consumir, al margen de que va a seguir consumiendo otras cosas porque también se está demostrando que la gente que consume más televisión consume más aparatos de todo tipo. La cantidad de horas de consumo diario por habitante promedio se caracterizan por el uso simultáneo de tablets, celulares y otros dispositivos junto a la televisión. En los países desarrollados hoy hay gran variedad de contenidos y de dispositivos al alcance del público, que se caracteriza por consumir muchos contenidos al mismo tiempo. Los nativos digitales, por ejemplo, utilizan y van a seguir utilizando muchos dispositivos simplemente porque están ahí. Hay que poder llegar con esos contenidos: aquí está el reto para la industria audiovisual.

Internet permite producir determinados contenidos, ofrecerlos en la web y, si funcionan, derivarlos a otras plataformas. Hay contenidos que se pueden producir a menor costo que una serie como Dr. House, pero hay que evaluar cómo monetizarlos y hacer que la gente esté dispuesta a pagar por ellos. Todo el mundo puede ser productor, pero no todo el mundo va a tener éxito.

  • Los contenidos de la TV abierta argentina, ¿siguen siendo un referente fuerte para la audiencia?

En Estados Unidos, la suma de las audiencias de TV de pago ha superado las audiencias de la TV abierta. Al haber tanta cantidad de canales y tantos nichos, los cuatro o cinco canales de la TV abierta están perdiendo audiencia. En España ha pasado algo similar con la Televisión Digital Terrestre (TDT) y el cable, y aún a pesar de ser un país con muy baja penetración de la TV de pago.

Tengo entendido que en el interior de Argentina el consumo de TV abierta es mucho más alto que en la capital, porque el acceso a los canales de pago es menor.

Hay que entender que la TV de pago se financia con un modelo de publicidad y suscripción, y la TV abierta se sigue financiando con un modelo de publicidad únicamente. Lo que ha pasado con la TDT en Europa es que existe la posibilidad de tener cuatro canales en el espacio de banda que antes ocupaba un canal analógico, mientras que la torta publicitaria sigue siendo la misma. Los países se están encontrando con un dilema: no se puede financiar con la misma torta publicitaria todos los nuevos canales de TDT. O los financia el Estado o se financian con publicidad. Se están lanzando nichos de canales, según el archivo que tienen. Pero muchos canales de TDT se han dejado de emitir porque no se han financiado con publicidad.

  • ¿Cuánto influye la participación de los espectadores en la generación de contenidos audiovisuales para Internet?

A partir de las redes sociales y el fenómeno del Social TV, surge la pregunta sobre cómo la industria audiovisual puede utilizar las comunidades online para monetizar mejor su contenido. Están saliendo cada vez más Apps (Comcast ha lanzado uno y Discovery otro para Androids, I phones y tablets) en los que por default la gente puede compartir lo que está viendo en tiempo real. Y eso ayuda al productor y a la cadena para conocer a las audiencias. Se trata de conocer un poco más al cliente y aumentar el número de espectadores.

Pero hay una realidad: la gente hoy está muchísimo en Facebook, cuando antes sólo mandaba mails. Sería importante que pudiéramos compartir en las redes sociales no sólo lo que nos gusta hacer, sino también nuestros gustos audiovisuales. En la medida de que cada vez más gente comparta esos gustos, esto puede ayudar a monetizar mejor un programa y a que tenga mayor audiencia.

 

Fall TV: Twitter crea página con tuits de actores y series de televisión

  • ¿Hasta qué punto serían importantes los estudios sobre la recepción para conocer a este nuevo “espectador modelo” de la TV por Internet?

El tema de las mediciones de rating es una cuestión muy interesante que preocupa a todos los que participan en la industria televisiva. Creo que es un tema que debería evolucionar; por ejemplo, está muy mal medido el tema del video bajo demanda. La medición del video online es compleja porque la televisión es compleja, la atomización es muy grande, entonces yo creo que se está evolucionando y se va a poder hacer en el futuro, pero por el momento creo que las mediciones son bastante complejas.

  • ¿Cómo se ve afectado el mercado de la publicidad? ¿Cuánto se amplía la cadena de valor de un producto audiovisual al pasar al soporte de Internet?

En mi opinión, América Latina y Asia han sido los mercados con mayor crecimiento. Desde el punto de vista del mercado de la publicidad, hay nuevos soportes y nuevas formas de consumo, pero se desconoce cómo monetizarlos.

En cuanto a la cadena de valor, los productores audiovisuales están viendo una gran oportunidad en Internet. Pero, cuando coloco contenido en Internet, hay riesgo de que sea pirateado.

También existen problemas con los formatos; la gran cantidad de soportes se corresponde con una gran cantidad de formatos, los productores tienen que adaptarse a ellos y preguntarse para qué van a colocar determinado contenido en Internet si no lo están monetizando bien.

Y, después, está el tema de la “vaca lechera”: se preguntan si van a descuidar su tradicional fuente de ingresos para comenzar a hacer negocios con los connected TV. Piensan “cuidado, por entrar en nuevos negocios podemos estar saliendo de un negocio como la TV de pago, que hoy todavía nos está dando mucho dinero”. La TV a través del cable y por satélite sigue creciendo, con lo cual se están dando pasos muy despacio, porque hay que preservar la inversión que se ha hecho y que la gente está disfrutando a través del cine, de la TV abierta y la TV de pago.

Pero surge una nueva plataforma que es Internet y la duda está en cómo se van a defender los productores de contenidos trabajando con los cableoperadores. Se están diseñando estrategias al respecto: si el cliente ya está pagando por ver determinado contenido en determinada plataforma, se ofrecerá la posibilidad de que vea el contenido en otras plataformas, porque sino el cliente va a querer consumir el contenido a través de Netflix u otro proveedor similar.

Los productores ven esto con buenos ojos, pero avanzan despacio: tienen sus propios servicios de OTT, ofrecen propuestas de TV everywhere con los distribuidores para no correr el riesgo de que la gente empiece a cortar el cable. Convivir es la alternativa, manteniendo los negocios tradicionales como la TV abierta y la TV de pago, pero a la vez iniciando estrategias con otras plataformas.





Transnacionalización de la ficción televisiva en los países iberoamericanos (OBITEL, 2012)

30 09 2012

“La ficción televisiva es hoy un enclave estratégico para el audiovisual iberoamericano, tanto por su peso en el mercado televisivo, como por el papel que juega en la producción y programación de las televisiones que vehiculan las imágenes nacionales, regionales y los elementos de reconocimiento cultural”.

Desde el año 2005, el Observatorio Iberoamericano de la Ficción Televisiva (OBITEL) realiza estudios sistemáticos sobre la producción, transmisión y recepción de ficción para televisión en el plano nacional, regional e internacional.

Con la publicación de sucesivos anuarios sobre ficción televisiva, esta nueva red de monitoreo comparativo del audiovisual iberoamericano integrada por once países  pretende nutrir los proyectos de investigación institucional en universidades, centros educativos, culturales y ONG.

Sus objetivos son estimular la cooperación de investigadores, especialistas y productores y el intercambio de conocimiento para fomentar el desarrollo de la investigación y de la formación.

El anuario OBITEL 2012 es el sexto de una serie iniciada en 2007. Presenta y discute los análisis sobre producción, audiencia y repercusión sociocultural de la ficción televisiva en América Latina y en la Península  Ibérica, con el fin de proponer políticas públicas para la televisión, además de brindar información anual destinada al conocimiento de la industria de cada país y a las tendencias de consumo y expectativas de las poblaciones.

 





Entrevista a Mario Segade: “Hay una sobrevaloración de la medida del rating” (Totalmedios.com)

13 09 2012

Compartimos algunos fragmentos de la entrevista realizada por Totalmedios.com al guionista Mario Segade, sobre las mediciones y su relación con los productos televisivos. Para acceder a la nota completa, hacer click aquí.

  • Me parece que hay como una sobrevaloración de la medida del rating. El rating cumple una misión que siempre fue la comercial, pero eso se fue como tergiversando, y hoy pareciera que  expresa medidas de calidad artística, y no era así antes. En los programas que hice mirábamos la planilla de rating y queríamos que fuéramos los más vistos, pero no estaba tan masivisado el hecho de que -aparentemente, esto me parece que lo instalaron algunos periodistas y medios – rating es igual a calidad. Eso me parece que joroba un poco a la ficción, porque le da poco tiempo a desarrollarse.
  • A la vez, yo siempre digo que los autores estamos como obligados a hacer de esa desventaja una virtud. Entonces, nos obliga a desarrollar otro tipo de narrativas, que tienen que ver con algo más inmediato, que sucedan más cosas.
  • Me parece que una historia lo que tiene que tener es vericuetos dramáticos que hagan que te quedes interesado en eso. Como espectador, quiero que me cuenten una historia que me atrape rápidamente, que yo pueda vincularme con esos personajes y esa historia desde un lugar de interés.
  • Yo uso mucho la realidad en los unitarios, y en “Resistiré” también la usamos. Es una referencia, no con nombres propios, pero sí una referencia social en donde la historia sucede. Yo siempre digo: “Uno es autor en su aldea”, yo no sé si podría hacer este trabajo en otro país (…) Hay un imaginario siempre, el autor siempre convive con el oído muy afinado.

(*) Mario Segade cuenta con una amplia trayectoria como escritor, y desde que comenzó en televisión con “Verdad/ Consecuencia”, ha conmovido con programas como “Vulnerables”, o “Resistiré” -escritos junto a Gustavo Belatti-. “El puntero”, la primera serie de TV que escribió en soledad, ganó el reconocimiento de la audiencia, el Martín Fierro de Oro y generó debates en todos los ámbitos.





TV + Internet: hacia una nueva experiencia mediática. Entrevista con Aleks Krotoski (“Virtual Revolution”, BBC)

3 09 2012

¿Cómo narrar historias que capten la atención de las audiencias del siglo XXI? En una entrevista concedida al Observatorio de la TV, Aleks Krotoski, conductora del documental Virtual Revolution (2010, BBC 2), explica por qué la convergencia entre lo online y lo offline ha cambiado la forma en que las personas consumimos los medios.

Además, la especialista en nuevos medios hace hincapié en cómo productores, guionistas y desarrolladores web pueden y deben trabajar juntos para transformar la narración de historias televisivas lineales en una experiencia mediática más holística, interconectada e interpretativa.

En este post, algunas de sus ideas principales. Para acceder a la entrevista completa (en inglés), hacer click aquí.

Convergencia de medios y consumo televisivo

  • La convergencia mediática es un interesante y nuevo fenómeno, principalmente porque hay muchas personas consumiendo información  a través de distintas pantallas y en simultaneidad, ya sea por medio de celulares, computadoras portátiles, computadoras de escritorio, I pads o cualquier tipo de tablet.
  • Las audiencias consumen contenidos televisivos de una manera que favorece la distracción: prestan atención a dos pantallas distintas a la vez; miran TV mientras siguen cuentas de Twitter o se involucran en la dirección de la trama de las telenovelas.
  • La clave de este fenómeno es la evolución de las audiencias y la transformación de su rol a la hora de participar en la creación de contenido televisivo. Ya no se contentan con consumir contenidos de manera lineal, mientras otros manejan cómo dicho contenido es difundido para su consumo. Actualmente, las audiencias buscan involucrarse, participar y sentir que son parte de la historia y de las noticias que se narran.
  • Los desarrolladores de contenido web e interactivo y los productores de historias televisivas lineales pueden trabajar juntos, y crear algo completamente nuevo y diferente. Existen varios buenos ejemplos; uno de ellos fue la serie Lost. Fue fantástico y muy inteligente cómo trató de captar la atención de las audiencias y además darles una experiencia más profunda de lo que estaban demandando…Alrededor de la oferta televisiva lineal (producida por JJ Abrahams y otros guionistas) había una historia paralela, difundida en Internet.
  • La “experiencia Lost” consistió en una oferta interactiva, asociada con lo que se llama Alternate Reality Gaming Environment: ellos crearon una historia completamente diferente que usó los mismos personajes y el mismo universo, y la extendió de modo que dicha historia paralela desafió a las audiencias a involucrarse más profundamente con la historia que sucedía en pantalla, porque los “obligaba” a mirar las publicidades durante los cortes comerciales de cada episodio o a prestar atención a las publicidades impresas, que contenían pistas sobre lo que estaba sucediendo en la versión online de la historia.

Televisión y redes sociales. La figura del “prosumidor” de contenidos

  • Creo que existen argumentos para sugerir que la figura del productor de contenidos y la figura de la audiencia comienzan a confundirse, pero aún existe un rol central del productor como narrador principal, quien tiene derecho a su propia interpretación.
  • El contenido original como historia lineal es importante para ofrecer una interpretación central. Pero pienso que también es fundamental que la audiencia (que también es creadora de contenidos) tome esas historias lineales para comunicar su propia interpretación, reconociendo que detrás de cada persona hay un narrador, siempre y cuando tenga las habilidades para hacerlo.
  • Desde que empezamos a ver guionistas trabajando con comunidades de fans en las redes sociales, comenzamos a concebirlas como plataformas para narrar historias televisivas, o para “testear” algunas de estas historias. Entonces, las redes sociales no sólo permiten la formación de comunidades de fans, sino también son herramientas de las que se valen los productores de TV para llegar a dichas comunidades y comunicarse con ellas en forma directa.

Redefiniendo el negocio de la TV

  • En este momento, la industria televisiva no está pensando mucho en cuestiones vinculadas con piratería y copyright. Algunas cadenas de TV empiezan a consideralo cada vez más; por ejemplo, en Estados Unidos, la NBC tiene una oficina que se ocupa de piratería. Esto es inusual.
  • La mayoría de la gente de la industria televisiva cree que es intocable: considera que los problemas que afectan a las industrias del cine y de la música no son relevantes porque la TV tiene un modelo de negocio diferente. Creo que no es el caso: la televisión está en una situación tan difícil como la música y el cine.
  • En este momento, quienes más afectados se ven son los pequeños productores y distribuidores, porque las pequeñas compañías producen una película al año, y luego dependen de las ventas al exterior para solventar sus gastos. Si alguien roba ese contenido y lo distribuye por todo el mundo, esto lo hace menos valioso cuando el distribuidor busca venderlo en otros países.
  • En cuanto a los distribuidores de contenidos, actualmente están pensando en distintas ventanas de exhibición. En Reino Unido tenemos el BBC iPlayer; en Estados Unidos la gente cada vez descarga más contenidos vía Hulu. Y, por ende, los distribuidores empiezan a pensar cómo pueden cambiar la estrategia de lanzamiento de contenidos, para asegurarse de que todo el mundo pueda recibirlos al mismo tiempo.
  • He hablado con guionistas tanto de comedia como de drama, y ellos están ansiosos por hacer llegar sus contenidos a la mayor cantidad de gente posible, sin importar si la vía de distribución es paga o gratuita. Ha habido casos en los que la audiencia que descarga contenidos demanda o crea una demanda tal que la compañía de televisión local finalmente compra el contenido.

TV + Internet: ¿el fin de la televisión como medio de comunicación masiva?

  • De la misma forma en que no hemos visto la desaparición de la radio o del cine por el advenimiento de la TV, no veremos la desaparición de la TV por la llegada de Internet. Cada medio tiene sus propias particularidades; la televisión es un gran medio para contar historias e Internet es un gran medio para la interactividad. Y, por ende, no podemos decir que Internet marcará el fin de la TV como medio de masas.
  • Imagino que la TV del futuro será “de facto” interactiva, o ciertamente tendrá un elemento interactivo. La narración de historias continuará de la misma manera que la concebimos hoy, pero tal vez con elementos extra alrededor de la historia principal. Y, por supuesto, las audiencias participarán en la creación de contenido a través de múltiples pantallas.

Ver videos relacionados en https://www.youtube.com/user/OTeVeAustral





Nueva newsletter del Centro de Información del Observatorio

12 07 2011

A partir de junio de 2011, están disponibles en el sitio http://newsletterotv.blogspot.com/ y en nuestro blog (solapa Publicaciones) las nuevas newsletters del Centro de Información del Observatorio de la TV (Universidad Austral, Facultad de Comunicación).

El Centro de Información emite mensualmente esta publicación electrónica a fin de brindar asesoramiento y sugerencias a canales, productoras e interesados en la industria de contenidos televisivos.

La newsletter es gratuita. Para recibirla mensualmente en su casilla de correo electrónico, solicitarlo vía mail a observatorio@austral.edu.ar

 

 





Hugo di Guglielmo: “Apostar a la calidad y a las buenas producciones que los otros medios aún no pueden financiar es un camino a seguir para atraer a las audiencias”

17 07 2010

Para comprender los mensajes que transmite la TV, debemos conocer algo acerca de cómo se concibe su programación. ¿Qué lógicas operan actualmente en la producción de contenidos para televisión abierta? Hugo di Guglielmo describe el rol del programador de un canal y las características fundamentales de las producciones argentinas.

Por: Carolina Roncarolo

(*) Hugo Di Guglielmo es Consultor Internacional de Medios y fue Director de programación de Canal 13, en la Argentina, desde 1990 a 2001. Desde entonces es un muy valorado asesor tanto en el país, como en el resto de Latinoamérica, con importantes clientes en Colombia, Uruguay, Chile, Brasil y España.

Di Guglielmo definió a  la TV de aire como “el medio de comunicación más aglutinante y popular”. Estimó que durante muchos años más la TV abierta continuará funcionando como referente y espejo de la sociedad. Destacó el caso de varios nuevos medios que toman contenidos –o basan los propios- en programas y personajes de la TV abierta.

Y en el marco de la constante oferta y demanda de contenidos televisivos en los que la sociedad se refleja, ¿cuál es la labor de un gerente de programación? “Palpar las necesidades y gustos de la gente, a través de su intuición, su experiencia y valiéndose en forma inteligente de la investigación de mercados, mediciones de rating y las nuevas tendencias mundiales”.

A la hora de diseñar una  programación atractiva y variada, el consultor internacional de medios subrayó la importancia de que cada canal establezca en su grilla un estilo propio de comunicación. “Esto tiene que ver con los programas elegidos, con las promociones y con todos los mensajes nacidos desde la emisora hacia sus televidentes. Lo ideal es tener una grilla variada, pero que en cada horario no produzca rupturas de audiencia entre el programa precedente y el siguiente”.

El ex gerente de programación de Canal 13 puntualizó las tres condiciones básicas para que un programa emitido en televisión abierta resulte exitoso: “una es que lidere en su horario, otra es que sea rentable y la tercera es que sea un aporte para la imagen global del canal. Al menos dos de estas premisas deben cumplirse para considerar un programa exitoso”. Con respecto a los programas preferidos por la audiencia,explicó que “cuando se investigan los motivos de por qué la gente mira televisión, siempre el entretenimiento está al tope de las respuestas. Por otro lado, los contenidos de información más dura (noticias puras, opinión política y económica e investigación periodística) están encontrando un mejor lugar en las señales de cable”.

Di Guglielmo advirtió que la televisión argentina no se encuentra atravesando un momento fácil. Los  formatos de archivo (programas basados en otros programas) sobreabundan en la pantalla chica y muchas veces sustentan una “guerra” entre canales al comunicar principalmente escándalo y peleas mediáticas. Sin embargo, detacó que “se ha mejorado en los últimos años en el tema exportación, en especial en formatos de ficción,  una línea fundamental a seguir, pues no puede pensarse en una industria de televisión exitosa si no se exporta”.

Leer entrevista completa (descargar archivo .PDF de 2 páginas)








A %d blogueros les gusta esto: