Políticas públicas para la industria audiovisual: Programa Opción Audiovisual (Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires)

2 05 2013

En este artículo damos a conocer las alternativas que el Programa Opción Audiovisual (Dirección General de Industrias Creativas, Gobierno de la Ciudad de Bs. As.) pone al servicio de empresas y demás actores de la industria audiovisual local.

 

  • Capacitación de productores audiovisuales y demás agentes de la cadena de valor: convocatoria de especialistas y referentes del área audiovisual, que colaboran con el abordaje de distintas problemáticas vinculadas a la producción y comercialización de largometrajes (de ficción, de animación o documentales), contenidos de televisión y publicidad. El programa de capacitación es gratuito. + info
  • Financiamiento: el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y otras entidades nacionales e internacionales ofrecen distintas líneas de asistencia financiera, principalmente para PyMEs y nuevos emprendimientos. La oferta contempla tanto a las personas físicas como a las jurídicas, incluidas las sociedades de hecho. + info
  • Reuniones de trabajo, para intercambiar opiniones sobre el estado general de la industria audiovisual en la Ciudad de Buenos Aires, y poner en consideración de los profesionales del medio las acciones específicas concebidas para promover su desarrollo y coordinar una agenda de trabajo conjunta. + info

 

Información de contacto:

(5411) 4535-2000/1, Int. 111

opcionaudiovisual@buenosaires.gob.ar

https://www.facebook.com/DistritoAudiovisualBA

https://twitter.com/DistAudiovisual

Anuncios




FyMTI 2012: Algunos apuntes sobre el panel “Gestión de proyectos: creatividad versus productividad”

18 11 2012

En el marco de la 3° edición del FyMTI (Festival y Mercado de TV-Ficción Internacional), el Observatorio de la TV asistió al panel “Gestión de proyectos: creatividad versus productividad”.

Coordinado por la docente e investigadora en Media Management Ethel Pis Diez, contó con la exposición de los productores Vanesa Ragone (“El secreto de sus ojos”) y Leonardo Becchini (“Poliladron”, “Tal para Cual”, “22, el loco”, “Primicias”) y el ex Director General de The History Channel, Diego Castrillo.

A continuación, transcribimos algunas ideas principales de los expositores, asociadas a los ejes temáticos del panel. Para más información, descargar el apunte completo en PDF: Gestión de proyectos: creatividad vs. productividad

…………………………………………..

Tensión entre autores y productores: en búsqueda del equilibrio entre creatividad y éxito

Leonardo Becchini

  • Cuando se comienza a escribir un guión, la pregunta siempre es “¿a quién se lo vendemos?”. Lo que nos pasa cuando trabajamos como creativos para productoras grandes es realizar el deseo del productor y no de los actores.
  • Actualmente, la televisión argentina está viviendo una gran crisis que ya lleva como cuatro o cinco años, y que tiene que ver con repetir fórmulas: por no perder el dinero, los productores repiten la fórmula ya  utilizada y que supuestamente les dio éxito, y esto produce una degradación de los productos.
  • Si pensamos en autores, hoy los nombres que surgen son de los productores y no de los verdaderos creadores. Esta deformación quita proyección internacional a nuestra industria.
  • Hay que refundar la industria basados en la creatividad de los autores, que son los verdaderos creadores de los ciclos televisivos. Tendremos que animarnos a crear historias que tengamos ganas de contar y que puedan interesar a la gente, y asumir la responsabilidad de producirlas.

…………………………………………..

Financiación de producciones audiovisuales por parte del Estado Argentino: difusión, monetización y autosustentabilidad

Vanesa Ragone

  • La idea de los concursos de fomento a la producción audiovisual es buena, pero en la práctica aún no ha funcionado: se han generado muy interesantes contenidos y nuevas narrativas que todavía no lograron hallar su nicho de mercado en la TV argentina.
  • El acceso que el público tiene a saber que esos contenidos ya están en la pantalla televisiva y/o en Internet, en el BACUA o en el CDA, es muy restringido. Casi nadie sabe que estas series se hicieron (y que costaron dinero).

Leonardo Becchini

  • Estamos intentando refundar la industria audiovisual, por eso el Estado financia producciones argentinas. La intención es excelente, pero hay que pensar la estrategia: ¿de qué manera estos contenidos pueden monetizarse, para que luego puedan ser autosustentables?
  • Por ejemplo, ver de qué manera empezamos a pensar qué hacer para que estos productos, proyectos y/o formatos puedan tener proyección internacional.

…………………………………………..

Nuevas plataformas de exhibición de contenidos audiovisuales: oportunidades y desafíos

Diego Castrillo

  • Actualmente, hay nuevos agentes en el mundo audiovisual (empresas de telecomunicaciones, connected TV´s, tablets) que demandan, producen y distribuyen contenidos.
  • Eso es una oportunidad y al mismo tiempo es un riesgo para los productores de TV tradicional, porque estos nuevos actores pueden llegar a los televidentes de forma directa, sin pasar por los grandes distribuidores.
  • TV everywhere es el modelo que está tomando la industria de contenidos para protegerse y seguir conservando el negocio: si el consumidor está suscripto a una plataforma, hay que permitirle consumir el contenido cuando y donde lo desee.
  • La creatividad sigue siendo lo más importante: un mismo contenido para la mayor cantidad de plataformas posible, invirtiendo la menor cantidad de dinero posible.

…………………………………………..

Exportación de contenidos y formatos: hacia la reconquista de los mercados internacionales

Leonardo Becchini

  • En la Argentina ya no hacemos telenovelas, sino teleseries diarias al estilo de Pol-ka, que no entran en el nicho masivo de consumo internacional, y eso nos ha hecho perder muchos mercados.
  • Tenemos que repensar de qué manera salimos de nuestro Cono Sur: creo que hay que ser románticos, pragmáticos y creativos, para volver a seducir a los públicos extranjeros.
  • Un buen comienzo serían las plataformas digitales: montar una plataforma de video a demanda financiada por el Estado, destinada a dar a conocer nuestras ficciones a todo el mundo.
  • También comenzar a explorar nuevos formatos: nuevas plataformas exigen nuevos relatos, nuevos tiempos e historias más flexibles, además de crear formas y contenidos para esta nueva generación que deglute todo, y pensar cómo comunicar el tiempo en un instante.

Colaboración: Carolina Roncarolo





Desafíos e interrogantes de la “ciber televisión”: redefiniendo la TV del futuro

12 10 2012

Dra. Gabriela Fabbro (*)

Los analistas necesitamos dar un nombre a nuestro objeto de estudio. Y la televisión de la actualidad es definida como “ciber televisión”, “televisión a la carta”, “ciber video” (1), conceptos que se suman a las anteriores definiciones de “paleo televisión”, “neo televisión”, “post televisión” e “hiper televisión”. Si uno piensa que la “paleo televisión” tuvo entre 30 y 40 años de duración, la “neo televisión” no llegó a 20, la “post televisión” no llegó a 10, la “hiper televisión” tiene 5 y la “ciber televisión” tiene un año de historia, podemos afirmar que, en 60 años de TV, estas etapas son cada vez más efímeras y nuestro objeto de estudio está muy cambiante.

Por otra parte, los contenidos audiovisuales son los más desarrollados y consumidos en el ciberespacio, ya sea que hayan sido concebidos como videos ficcionales, con el propósito de contar una historia…

…O no, como el retrato de la anécdota de la mascota que “canta” el feliz cumpleaños.

(1) Cfr.“Los cibermedios en América Latina y la Web 2.0” (Revista Comunicar, Said y Arquila, Barranquilla, Colombia, 2011)

Hacia una nueva concepción de la recepción televisiva: horizontalidad y “prosumidores”

Tanto en los medios tradicionales como en los nuevos medios, hoy estamos frente a un paradigma de comunicación horizontal y multidireccional. Las audiencias están compuestas por muchas más personas que antes, y éstas se encuentran cada vez más dispersas, pero, paradójicamente, hoy podemos saber sobre ellas más allá del rating que marcamos anoche en la medición de IBOPE. Frente a algo cuantitativo como es el rating en TV abierta, en el ciberespacio estamos hablando de miles de personas que pueden acceder a nuestro contenido, cuyos consumos debemos analizar desde una mirada cualitativa y no tanto cuantitativa.

Por otra parte, todos nos convertimos en emisores y receptores al mismo tiempo, y este fenómeno está directamente vinculado con la horizontalidad y democratización de la información que claramente propone el ciberespacio. La pregunta que habría que responder es si todos estamos capacitados para ser emisores y receptores. Al respecto, sostengo que la figura del editor sigue siendo importante, para que el emisor siga teniendo cierto “dominio” sobre el contenido.

Características del relato audiovisual en la cibertelevisión

Por la fragmentación, la falta de atención, la rapidez, la brevedad y la prevalencia de lo efímero, estamos asistiendo a narrativas cada vez más fragmentadas (“microrrelatos” o “nanorelatos”, sintetizados en 140 caracteres). Vamos hacia los relatos breves que son condensación de narraciones extendidas: uno ya no ve la película completa (dado que tal vez ya no disponga de una hora y media para hacerlo), pero ve la primera secuencia y el tráiler porque se lo recomendó un amigo en You Tube. La existencia de narraciones breves como condensación de narraciones extensas implica que alguien pensó en narraciones extensas para que luego sean consumidas de modo efímero. Y esto es un desafío muy interesante desde el punto de vista del gestor de contenidos: ¿las producciones audiovisuales deberían concebirse como tales independientemente de la plataforma en la que vayan a ser exhibidas, o deberían modificarse según el soporte?

A raíz del análisis que estamos haciendo sobre las webseries en el Observatorio de la TV, intentamos comprobar la hipótesis de queel contenido no se modifica tanto. Por ejemplo, una webserie que nace en Internet y luego pasa a un canal como MTV sí sufre cuestiones de producción y edición propias de las exigencias del medio televisivo. Pero, a la vez, también hubo casos de series que pasaron a la red, con seguidores y demás. La modificación del contenido pasa por otros artificios y estrategias.

Pensando en algunas características propias de este discurso audiovisual que está circulando por el ciberespacio, señalo algunas categorías y cuestiones narrativas. Claramente, este contenido está superando la dimensión espacial. Si antes hablábamos de “pantalla de TV” y el montaje tradicional del cine indicaba cómo distribuir los elementos dentro del encuadre, hoy las leyes de la continuidad no están respetadas: los personajes se van de cuadro, entran por arriba y por debajo, el raccord no existe…

Varias de las leyes que sostenían la clasicidad del relato se suprimen, y éste se hace ubicuo, puede fragmentarse temporalmente, es decir, un fragmento puede ser visto en forma circular, con sincronías y asincronías. Por lo tanto, empieza a perder los límites espaciales y temporales. El receptor puede hacer un uso sincrónico o asincrónico del contenido; el “menú a la carta” habla de la asincronía: se consume en el momento en que yo puedo, y no cuando el emisor decide ponerlo al aire.

Al menos por ahora, este fenómeno se da con el entretenimiento: los focus group realizados al respecto están llegando a la conclusión de que la mayoría de los contenidos audiovisuales tienen un primer uso asociado al entretenimiento, luego a lo informativo, a lo económico- institucional y, en muchos casos, ya en una lectura psicologista de la recepción, ayudan a construir identidades. El hecho de poner el video de la mascota está expresando una privacidad que se hace pública y, a su vez, está construyendo la identidad de ese nuevo emisor que es receptor. Claramente este es el motor de las redes sociales, y el contenido audiovisual es lo que más se transmite y viraliza a través de ellas.

El lenguaje audiovisual en este tipo de discursos no constituye unidades de sentido cerradas, como por ejemplo “la película” o “el episodio de la serie número tal en temporada cual”. Esa es la idea de obra, pero hoy estamos frente a la noción de textos, que lo que hacen es estallar el sentido: no tienen una unidad cerrada ni un único sentido; por el contrario, cada uno de los usuarios va a darle un sentido a los significados que puso ese emisor. En un libro, película o novela antes había un significado que era decodificado como tal. Hoy podemos hablar mucho más de una dispersión del sentido a partir de lo que un receptor decodifica de un texto audiovisual.

Los usuarios generalmente construyen el orden definitivo que tiene un discurso audiovisual, es decir, finalmente, si quiero ver algo de una película determinada, veo la secuencia, veo el tráiler, y hasta hoy la industria del DVD nos presenta la película por escenas principales. Por lo tanto, yo le doy el orden que deseo a un texto que fue pensado de otra manera, que tenía otra lógica desde el guión y su estructura narrativa, otra lógica desde los plot points y desde los picos de tensión. Toda la fórmula que el guionista ponía al servicio de un texto y que podía ser decodificada de una manera, ahora es cuestionada y explota frente a estas nuevas formas de consumo.

Estamos frente a una pantalla que se desliza, que se va abriendo frente a nuevas ventanas, es una pantalla que circula y que no tiene límites, y justamente todo ese encuadre y toda esa distribución de elementos, objetos y personajes hoy realmente estalla a partir de estas nuevas formas narrativas. Por su parte, la brevedad atenta mucho contra la dosificación de la información cuando uno tiene que contar algo. Porque, aunque uno tenga la posibilidad de hacerlo, no va a ver una hora y media de película en un teléfono móvil; preferirá consumir algo mucho más breve y efímero. Aquí está el desafío para los gestores de contenidos.

En conclusión, gran parte de las respuestas están en las buenas historias, independientemente de que sean de una hora de duración o escritas en 140 caracteres. Hay que destacar que las audiencias (cada vez más críticas e independientes) sabrán valorar una buena historia, más allá del formato, el soporte o la extensión. Aquí reside el gran desafío de los gestores de contenidos: saber contar bien lo que luego la gente valorará como una buena historia.

(*) La autora es Directora del Observatorio de la Televisión y profesora en el Programa de Gestión de Contenidos de la Escuela de Posgrados en Comunicación (Universidad Austral). Este artículo resume las ideas principales de su presentación en el Workshop “La gestión de contenidos en el universo post media”.





Video online: redefiniendo el negocio de la TV paga

4 10 2012

Compartimos una entrevista realizada por Estefanía Brid y Gabriela Fabbro al Dr. Diego Castrillo, ex Director de The History Channel para España y Portugal, actual Consultor en Medios Digitales y Profesor invitado del Programa de Gestión de Contenidos (PGC) de la Facultad de Comunicación de la Universidad Austral.

Castrillo reflexionó sobre los desafíos que implica el advenimiento del video online para la televisión de pago. “Entendemos que lo que quiere el público es poder consumir los mismos contenidos, tanto a través de un canal lineal como a través de otras plataformas, como el video online“, aseveró.

Asimismo, el ex Director de The History Channel para España y Portugal respondió diversos interrogantes asociados a la incipiente industria del video online.

  • ¿Cuáles son los modos o formas de exhibición de contenidos audiovisuales por Internet?

A partir de la década del 2000, los actores de la industria televisiva empezaron a ofrecer contenidos por Internet, y después las empresas de electrónica de consumo también comenzaron a ofrecer smart TV, connected TV, tablets y demás, que pueden recibir contenidos televisivos a través de Internet.

Actualmente, en la industria audiovisual hay siete u ocho compañías en el mundo que controlan el 70% de los contenidos profesionales que se producen y que la mayor cantidad de la gente consume a través de TV por cable. La producción de dichos contenidos cuesta mucho dinero: desde un millón de dólares en adelante. Entonces, ¿cómo hacemos ahora para llevar estos contenidos a otras plataformas y monetizarlos?

Internet es considerado como un medio disruptivo, y los contenidos allí publicados se pueden compartir y llevar a una gran cantidad de dispositivos conectados y de aparatos de electrónica de consumo que son los connected TV.

La IPTV es el servicio que ofrecen los operadores de comunicaciones a través de sus redes seguras. Unen al servicio de televisión los servicios de voz e Internet. Entonces, entran a competir en el mercado con los tradicionales cableoperadores.

El otro tipo de transmisión es el IPVOD, con las compañías que ofrecen servicios de video bajo demanda. Netflix es el paradigma de estas compañías: se dedicaba a ofrecer DVD por correo y de repente se dio cuenta de que a través del streaming podía ofrecer los mismos contenidos. Y, así, pasó de tener siete millones de clientes a 24 millones; es decir, ha superado al mayor operador de pago que es Comcast en EE.UU y simplemente por un modelo de licenciamiento de contenidos, por un lado, y oferta a través de la red pública, por otro. Esa es la diferencia entre el IPTV y el IPVOD: este último servicio se ofrece por la red pública, con determinadas medidas de calidad técnica. Pero esto es lo interesante: surge este tipo de compañías como Netflix que abren el juego y los ojos a las grandes compañías audiovisuales.

La siguiente categoría es Internet TV, es decir, son los canales de televisión que se transmiten a través de Internet, normalmente son los canales de TV abierta, y algunos de TV de pago dentro de sus web, transmitidos en forma de streaming o de video bajo demanda. Además, hay miles de canales de marcas.

La cuarta categoría es el Internet video, que son millones de videos normalmente generados por aficionados, de escasa duración, y donde la monetización es normalmente por publicidad; el máximo exponente de ello es You Tube. Este canal pasó muchísimos años sin ser monetizado: hay montones de horas de video subidas a You Tube (que también tiene montones de juicios porque las personas suben fragmentos de películas y series sin autorización de sus autores) y no hay monetización, porque si no hay contenido genuino la monetización no se ve.

Está bien que todos tengamos la posibilidad de producir y publicitar contenidos, el problema es quién paga por ellos: una cosa son los contenidos generados por amateurs y otra cosa los contenidos generados por profesionales. You Tube no fue capaz de monetizarlos hasta que en 2011 decidió lanzar canales, porque dada la cantidad de juicios ya le estaba costando una fortuna mantener sus servidores y no estaba generando dinero con ello. Entonces, para “poblar” dichos canales solicitó contenidos a compañías independientes; es decir, no necesariamente a los grandes productores. Hay 100 canales que se están testeando, canales que tienen publicidad, y canales de contenido profesional o semi profesional por el que la gente está dispuesta a pagar con publicidad, porque los modelos que existen actualmente en Internet son publicidad, suscripción, pago por visión y una combinación de estos tres.

  • ¿Cómo se ven afectados los contenidos pensados para televisión generalista, proyectados ahora para Internet?

Tomando el caso de Netflix, lo que se analiza a partir del consumo de Internet es que la gente quiere consumir los mismos contenidos, tanto a través de un canal lineal como a través de otras plataformas, como el video online. Es decir, el mayor éxito de estas plataformas es que el usuario pueda ver su serie preferida en el momento y en la plataforma que quiera.

Esto no significa que no se estén introduciendo determinados formatos y determinadas experiencias que son exclusivamente para la web. En principio, los gestores de contenidos no sabíamos si podíamos emitir por celulares los mismos contenidos que salen en televisión lineal. Hasta que todos decidimos saltarnos esa regla y hacer los canales en streaming. Esto marca que, si se le da a la gente la posibilidad de consumir contenidos a través de cualquier tipo de dispositivo conectado, ésta los va a consumir, al margen de que va a seguir consumiendo otras cosas porque también se está demostrando que la gente que consume más televisión consume más aparatos de todo tipo. La cantidad de horas de consumo diario por habitante promedio se caracterizan por el uso simultáneo de tablets, celulares y otros dispositivos junto a la televisión. En los países desarrollados hoy hay gran variedad de contenidos y de dispositivos al alcance del público, que se caracteriza por consumir muchos contenidos al mismo tiempo. Los nativos digitales, por ejemplo, utilizan y van a seguir utilizando muchos dispositivos simplemente porque están ahí. Hay que poder llegar con esos contenidos: aquí está el reto para la industria audiovisual.

Internet permite producir determinados contenidos, ofrecerlos en la web y, si funcionan, derivarlos a otras plataformas. Hay contenidos que se pueden producir a menor costo que una serie como Dr. House, pero hay que evaluar cómo monetizarlos y hacer que la gente esté dispuesta a pagar por ellos. Todo el mundo puede ser productor, pero no todo el mundo va a tener éxito.

  • Los contenidos de la TV abierta argentina, ¿siguen siendo un referente fuerte para la audiencia?

En Estados Unidos, la suma de las audiencias de TV de pago ha superado las audiencias de la TV abierta. Al haber tanta cantidad de canales y tantos nichos, los cuatro o cinco canales de la TV abierta están perdiendo audiencia. En España ha pasado algo similar con la Televisión Digital Terrestre (TDT) y el cable, y aún a pesar de ser un país con muy baja penetración de la TV de pago.

Tengo entendido que en el interior de Argentina el consumo de TV abierta es mucho más alto que en la capital, porque el acceso a los canales de pago es menor.

Hay que entender que la TV de pago se financia con un modelo de publicidad y suscripción, y la TV abierta se sigue financiando con un modelo de publicidad únicamente. Lo que ha pasado con la TDT en Europa es que existe la posibilidad de tener cuatro canales en el espacio de banda que antes ocupaba un canal analógico, mientras que la torta publicitaria sigue siendo la misma. Los países se están encontrando con un dilema: no se puede financiar con la misma torta publicitaria todos los nuevos canales de TDT. O los financia el Estado o se financian con publicidad. Se están lanzando nichos de canales, según el archivo que tienen. Pero muchos canales de TDT se han dejado de emitir porque no se han financiado con publicidad.

  • ¿Cuánto influye la participación de los espectadores en la generación de contenidos audiovisuales para Internet?

A partir de las redes sociales y el fenómeno del Social TV, surge la pregunta sobre cómo la industria audiovisual puede utilizar las comunidades online para monetizar mejor su contenido. Están saliendo cada vez más Apps (Comcast ha lanzado uno y Discovery otro para Androids, I phones y tablets) en los que por default la gente puede compartir lo que está viendo en tiempo real. Y eso ayuda al productor y a la cadena para conocer a las audiencias. Se trata de conocer un poco más al cliente y aumentar el número de espectadores.

Pero hay una realidad: la gente hoy está muchísimo en Facebook, cuando antes sólo mandaba mails. Sería importante que pudiéramos compartir en las redes sociales no sólo lo que nos gusta hacer, sino también nuestros gustos audiovisuales. En la medida de que cada vez más gente comparta esos gustos, esto puede ayudar a monetizar mejor un programa y a que tenga mayor audiencia.

 

Fall TV: Twitter crea página con tuits de actores y series de televisión

  • ¿Hasta qué punto serían importantes los estudios sobre la recepción para conocer a este nuevo “espectador modelo” de la TV por Internet?

El tema de las mediciones de rating es una cuestión muy interesante que preocupa a todos los que participan en la industria televisiva. Creo que es un tema que debería evolucionar; por ejemplo, está muy mal medido el tema del video bajo demanda. La medición del video online es compleja porque la televisión es compleja, la atomización es muy grande, entonces yo creo que se está evolucionando y se va a poder hacer en el futuro, pero por el momento creo que las mediciones son bastante complejas.

  • ¿Cómo se ve afectado el mercado de la publicidad? ¿Cuánto se amplía la cadena de valor de un producto audiovisual al pasar al soporte de Internet?

En mi opinión, América Latina y Asia han sido los mercados con mayor crecimiento. Desde el punto de vista del mercado de la publicidad, hay nuevos soportes y nuevas formas de consumo, pero se desconoce cómo monetizarlos.

En cuanto a la cadena de valor, los productores audiovisuales están viendo una gran oportunidad en Internet. Pero, cuando coloco contenido en Internet, hay riesgo de que sea pirateado.

También existen problemas con los formatos; la gran cantidad de soportes se corresponde con una gran cantidad de formatos, los productores tienen que adaptarse a ellos y preguntarse para qué van a colocar determinado contenido en Internet si no lo están monetizando bien.

Y, después, está el tema de la “vaca lechera”: se preguntan si van a descuidar su tradicional fuente de ingresos para comenzar a hacer negocios con los connected TV. Piensan “cuidado, por entrar en nuevos negocios podemos estar saliendo de un negocio como la TV de pago, que hoy todavía nos está dando mucho dinero”. La TV a través del cable y por satélite sigue creciendo, con lo cual se están dando pasos muy despacio, porque hay que preservar la inversión que se ha hecho y que la gente está disfrutando a través del cine, de la TV abierta y la TV de pago.

Pero surge una nueva plataforma que es Internet y la duda está en cómo se van a defender los productores de contenidos trabajando con los cableoperadores. Se están diseñando estrategias al respecto: si el cliente ya está pagando por ver determinado contenido en determinada plataforma, se ofrecerá la posibilidad de que vea el contenido en otras plataformas, porque sino el cliente va a querer consumir el contenido a través de Netflix u otro proveedor similar.

Los productores ven esto con buenos ojos, pero avanzan despacio: tienen sus propios servicios de OTT, ofrecen propuestas de TV everywhere con los distribuidores para no correr el riesgo de que la gente empiece a cortar el cable. Convivir es la alternativa, manteniendo los negocios tradicionales como la TV abierta y la TV de pago, pero a la vez iniciando estrategias con otras plataformas.





Diego Castrillo – Los Nuevos Modelos de Negocio en el sector Audiovisual

9 08 2012

El Dr. Diego Castrillo, ex Director de The History Channel para España y Portugal, actual Consultor en Medios Digitales, y Profesor invitado del Programa de Gestión de Contenidos (PGC) de la Facultad de Comunicación de la Universidad Austral, reflexiona sobre las últimas tendencias en la industria de los contenidos audiovisuales.

 





Foro de Expertos: “Claves para el éxito argentino en el mercado global: la exportación de contenidos audiovisuales” (28 de junio, Universidad Austral)

25 06 2012

La Escuela de Posgrados en Comunicación de la Universidad Austral organiza el Foro de Expertos: “Claves para el éxito argentino en el mercado global: la exportación de contenidos audiovisuales”, el jueves 28 de junio de 9 a 11 hs en su Sede Central (Av. Juan de Garay 125, Ciudad de Buenos Aires).

La actividad no es arancelada pero los cupos son limitados, por  lo que se requiere que los asistentes se inscriban con anticipación enviando un correo electrónico a sbrucceri@austral.edu.ar

El encuentro será coordinado por la Dra. Ethel Pis Diez, graduada y profesora de la Facultad de Comunicación, especialista en Media Management, y contará con la participación del Productor y Director de contenidos de New Sock (productora especializada en creación de contenidos multiplataforma), Damián Kirzner, y la Gerente de Negocios Internacionales de Telefé Internacional, Michelle Wasserman.

En la Argentina, en los últimos 20 años se registró un notorio aumento de la presencia de los contenidos audiovisuales nacionales en el mercado global, motivada no sólo por los menores costos de producción local sino también por la creatividad y calidad de los contenidos y el surgimiento de un grupo de productores y de distribuidores que supieron salir a buscar al mercado internacional.

“La creación y la comercialización de formatos de televisión pueden ser vistas como una respuesta de la industria de los medios frente a dos tendencias en apariencia contradictorias: el interés creciente por los contenidos locales o nacionales y la creciente internacionalización de la industria”, explica la Dra. Pis Diez.

El propósito de este Foro es convocar a dos protagonistas de este fenómeno para explorar juntos cuáles son las oportunidades y los desafíos de las productoras y distribuidoras de contenido audiovisual que desean salir al mercado global.

Además de compartir su visión del negocio audiovisual combinando la perspectiva del productor con la del distribuidor de contenidos, el encuentro será ocasión de presentar una investigación en etapa de diseño que están realizando la Dra. Ethel Pis Diez y el profesor Fausto García, del IAE Business School.  Se trata de un trabajo acerca de los procesos de creación y comercialización de los formatos de televisión. La riqueza del proyecto radica en su carácter interdisciplinario, que combina la perspectiva propia del negocio con la del creativo.








A %d blogueros les gusta esto: