La TV frente a las nuevas pantallas: desafíos para la familia

20 09 2010

Por: Carolina Roncarolo

El sábado 18 de setiembre se celebró el 8° Congreso Argentino de Padres. El auditorio San Agustín de la Universidad Católica Argentina acogió a más de 100 personas, que ingresaron con entrada libre y gratuita.

¿Los padres y educadores conocen las herramientas que manejan los chicos o no cuentan con los conociemientos necesarios sobre el funcionamiento de las tecnologías y su legislación? La frase “Padres, hijos y p@nt@ll@s: ¿estamos comunicados?” fue el disparador que promovió la reflexión acerca del vínculo que se establece entre los chicos, sus progenitores y las distintas pantallas de entretenimiento, información y participación: TV, computadora, celular y video juego.

A su vez, la exposición de destacados comunicadores trazó un claro panorama de las “nuevas pantallas”, que configuran inusitados hábitos de consumo  y ponen de manifiesto distintas maneras de presentar contenido e interactuar con la audiencia.

Acceda al cronograma del evento

Desde el 2002, la Fundación Proyecto Padres comparte y difunde los valores esenciales que hacen a la preservación de la familia, bajo el lema: “Mejores padres, mejores hijos, mejores argentinos”.

Fundación Proyecto Padres: video institucional 2009

Más información acerca de la Fundación Proyecto Padres

Destacamos las frases más importantes de los oradores cuya exposición resultara pertinente en relación con la temática del blog:

Discurso de apertura a cargo de la presidenta de la Fundación, Diana Bencich:

  • “La falta de conocimiento acerca de los nuevos medios y su relación con las generaciones más jóvenes es una amenaza grande para la niñez, la juventud, la cultura y la educación familiar.”
  • “Hoy por hoy los niños tienen demasiada información pero muy poca formación.”

“Padres, hijos y pantallas: ¿estamos comunicados?”. Conferencia del Dr. Roberto Igarza:

  • “Los medios de comunicación tradicionales, como la televisión, no están acompañanado a las nuevas prácticas sociales cotidianas. La vida en las ciudades implica grandes tiempos de espera. El tiempo se distribuye en pequeñas pausas. El ocio y la información pasan por espacios intersticiales, lo cual constrasta con la rigidez y la falta de reestructuración de las tradicionales grillas de programación televisivas. La audiencia consume el contenido donde, cuando y como lo desea.”
  • “Los medios tradicionales tienden a concentrarse en los nuevos medios, fundamentalmente en Internet. En la red, el consumo mediático se caracteriza por la simultaneidad (varias ventanas abiertas a la vez con contenidos diversos: información, ocio, sociabilidad, etcétera) y por la interactividad. Todos los usuarios son equipotenciales para hacer llegar sus mensajes a los demás, sin distinguir a los mejores de los peores.”
  • “La audiovisualización de los procesos de aprendizaje genera cada vez más dificultad para comprender la linealidad del texto. El usuario busca contrastes, no una visión única ni un soporte único para acceder a los contenidos.”
  • “Frente a los nuevos medios, los niños imitan las conductas de los adultos. Necesitan ayuda para encontrar lo significativo dentro de su esquema multitarea. En el plano experiencial, deben comprender el concepto de costo de remediación. Si se comete un error, deberá haber un movimiento de retroceso para remediarlo. Eso es el aprendizaje.”
  • “En Argentina, el advenimiento de la televisión digital terreste (TDT) hará extensiva la interactividad a todas las pantallas y transformará en profundidad la oferta de contenidos televisivos.”

“Generaciones interactivas en Argentina”. Conferencia de Mabel Campanelli, Melania Ottaviano y Jorge Leiva (Fundación Telefónica):

  • “Las generaciones interactivas comprenden a aquellos chicos entre los 6 y los 18 años. Se caracterizan por estar equipados y emancipados tecnológicamente, orientados hacia los contenidos que les permitan comunicar, conocer, compartir y divertirse.”
  • “El 60 por ciento de los jóvenes consultados en nuestro primer Foro de Generaciones Interactivas (2007) ve la televisión en soledad, exponiéndose a contenidos perjudiciales que no tienen filtro. Los chicos prefieren ver televisión en familia.”
  • “Estas nuevas generaciones se caracterizan por la bedroom culture: la TV, la computadora, el equipo de música y la consola de videojuegos están concentrados en la habitación del niño. Esto hace que pasen demasiado tiempo aislados en su dormitorio.”
  • Para más información, consultar el artículo publicado en nuestro blog: Foro Generaciones Interactivas. Niños, adolescentes y pantallas: retos educativos y sociales.

“Redes sociales: ¿antisociales?” Conferencia de Mariano Feuer y Fabio Baccaglioni:

  • “En las redes sociales, la gente replica en Internet lo que ve en televisión: personajes que se dan a conocer, que manifiestan “¡yo también existo!”
  • “La inteligencia colectiva que se propaga con rapidez y viralidad es fuente de soluciones creativas que se comparten. La rapidez y la sobreabundancia de información aumentan la curiosidad. Sólo el criterio y la prudencia nos permitirán discernir lo bueno y lo malo.”

“La familia, la red que contiene.” Conferencia de Adrián Dall´Asta y Eduardo Cazenave:

  • “La tecnología nos une si estamos unidos como personas.”
  • “Los niños y jóvenes tienen derecho a que estemos para acompañarlos y para brindarles el criterio que les permita dar forma a los contenidos que transmiten los medios.”
  • “La “cuarta dimensión” es nuestra interioridad aplicada a nuestra realidad concreta como padres. El encuentro con uno mismo es la antesala del encuentro con el otro, encuentro que debe estar signado por la dedicación, la distancia prudente para no ensimismarse ni abandonar a nuestros hijos y el sorprenderse día a día de nosotros mismos y de los demás.”
  • “Lo más importante (y lo único) que tenemos para ofrecerles a nuestros hijos somos nosotros mismos. El resto lo pueden ver por televisión o buscarlo en Internet.”

Padres, hijos y pantallas televisivas: apuntes en línea para una mejor relación (Foro Generaciones Interactivas, Fundación Telefónica)

“¿Te gusta ver la tele”, consejitos para los chicos

La televisión está en nuestro sala de estar como un elemento casi imprescindible… ¿pero sabemos utilizarla bien? ¿De verdad vemos aquello que nos interesa? Cada vez existen más canales, más soportes y más contenidos… ¿sabes distinguirlos?

“Televisión, la reina”, hábitos de consumo, riesgos y oportunidades de la mal llamada “caja boba”

La televisión es el medio audiovisual por excelencia. Es difícil imaginar un hogar sin su presencia y es frecuente que existan varios receptores. Difunde modas y condiciona la forma de hablar, vestirse, comportarse o jugar. Por ello, es un electrodoméstico cuyo consumo merece una reflexión pausada.

Claves para educar en televisión

Hacer televisión también es aprender. Padres y docentes son los agentes educativos más cercanos a niños y adolescentes y tienen la posibilidad y la responsabilidad de acompañarlos.

Anuncios




Foro Generaciones Interactivas. Niños, adolescentes y pantallas: retos educativos y sociales

20 09 2010

La Fundación Telefónica, la Universidad de Navarra y la Organización Universitaria Interamericana están llevando a cabo su segundo estudio acerca de la relación que niños y adolescentes iberoamericanos poseen con las diferentes pantallas (televisión, computadora, videojuegos, celulares e Internet).

Las generaciones más jóvenes pueden comunicarse, estudiar y divertirse por medio de una pantalla, bien sea la televisión, la computadora, el celular, los videojuegos o Internet. Sus modos de comunicación y su manera de entretenimiento han evolucionado; hoy son capaces de vivir dentro de la virtualidad.

Gentileza del Foro Generaciones Interactivas

La investigación se hace extensiva a niños y jóvenes de entre 6 y 18 años en colegios de Iberoamérica. Las escuelas que participen podrán conocer mejor a su alumnado, y así hacer frente a los retos educativos actuales de la sociedad de la información. ¿Cómo hacerlo? A través de un cuestionario en línea, que permitirá verificar qué pantallas manejan, cómo lo hacen, para qué las utilizan y cómo influyen estas tecnologías en la vida escolar y familiar. Se trata de una investigación con fines educativos, anónima y confidencial.

Son requisitos mínimos que participe un 25 por ciento del alumnado total de la institución (para que pueda ser una muestra medible y posible de estandarizar) y que el colegio disponga de un aula de informática con conexión a Internet y un docente  que organice a los estudiantes. Para más información, acceda al sitio del Foro Generaciones Interactivas o envíe un correo electrónico a generacion-i@ft.educared.org.ar. Puede inscribirse hasta el 31 de octubre de 2010.

Gentileza del Foro Generaciones Interactivas

Los resultados de este estudio serán obtenidos en el 2011 y serán “cruzados” con los resultados de la primera investigación, realizada en el 2007. Cada escuela que haya participado recibirá una devolución personalizada.

  • Niños y adolescentes frente a la nueva televisión. Por Carolina Roncarolo

Melania Ottaviano, licenciada en Psicopedagogía y coordinadora del proyecto en Argentina, explicó que la televisión sigue siendo uno de los medios que tienen más vigencia entre las generaciones más jóvenes. En la primera serie de encuestas, realizada en el 2007, la mitad de los chicos declaró encender la televisión “ni bien llegan a sus hogares”. “De hecho, se ha comprobado que, si hay un dispositivo que está presente en todas las familias, es la televisión. Estamos hablando de familias de toda clase social”, aseguró Ottaviano.

Con respecto al perfil de los usuarios más jóvenes, la coordinadora del foro especificó que “no les gusta ver televisión solos” y que son “multitareas”: mientras ven televisión también prestan atención a otras pantallas, sobre todo a la computadora y al celular.

Entrevista: Carolina Roncarolo

A su vez, concluyó que la interactividad es el mayor desafío de la televisión actual. Sugirió que la computadora y el celular serán los nuevos soportes de los contenidos televisivos, que buscarán constantemente la participación de la audiencia.

Entrevista: Carolina Roncarolo





La escuela y la televisión, ¿universos paralelos?

13 09 2010

La televisión continúa siendo un agente de socialización clave en los “nativos digitales”. Docentes y especialistas explican cómo integrarla al trabajo en el aula.

Por: Carolina Roncarolo

Fuente: caricatura de Cristian Dzwonik (alias Nik), en www.gaturro.com

“¿Cómo no hacer entrar la TV en las escuelas si ya está dentro, quiérase o no, por la influencia que ejerce sobre los saberes, las aptitudes y los comportamientos de los alumnos?”

(Genevieve Jacquinot, especialista en literatura y medios de la Universidad de París VIII, 1996)

La escuela ya no es la única fuente del saber socialmente relevante. Tampoco es el ámbito privilegiado de transmisión de la educación. Sin embargo, estas premisas parecieran no tener suficiente relevancia en el ámbito educativo.

Frente a los mensajes televisivos, a algunos docentes aún les resulta difícil comprender qué buscan, qué entienden y qué incorporan los niños y adolescentes. De esta manera, muchas veces la escuela y la TV, ambos agentes de información, de formación (y también de deformación) de la conciencia colectiva, funcionan como “universos paralelos”. ¿Qué hacer, entonces, para no caer en una situación similar a la de la docente caricaturizada por Nik?

En primer lugar, habría que preguntarse en qué sentido las prácticas propias de los medios han repercutido en los procesos de educación formal. En el manual de lectura inteligente de los medios No seamos ingenuos, Patricia Nigro, docente e investigadora de la Universidad Austral sobre televisión, escuela y familia, explicó que “de ver la realidad de modo lineal como en la escritura, se pasó a un modo integral como en la imagen. También se transformaron las funciones del maestro: de transmisor de información a creador de un clima socioafectivo, para enseñar al alumno a establecer relaciones, a generar hipótesis, a interpretar y a transformar los contenidos que incorpora”.

La psicopedagoga Mónica Cometti señaló las diferencias que existen entre escuela y TV para hacer llegar la información a las generaciones más jóvenes.

(Duración: 1´31´´)

En segundo lugar, cabría interrogarse por qué los medios audiovisuales son tan atractivos frente a la escuela y qué pueden aportar al proceso de enseñanza- aprendizaje. Manuel Cebrián de la Serna, profesor de Tecnología Educativa en la Universidad de Málaga, postuló en sus escritos que “los medios de comunicación pueden transportar la realidad social y científica al aula y, en ocasiones, resultan ser más eficaces que el propio enseñante, porque ayudan a contextualizar el conocimiento académico”.

Roxana Morduchowicz, directora del programa Escuela y Medios del Ministerio de Educación de la Nación, advirtió en su obra que “la escuela estuvo siempre ligada a la cultura de la letra escrita. Nació con la imprenta y con la necesitad de crear una institución que enseñara a leer y escribir lo que se iba a empezar a difundir.  Cuando apareció la imagen, primero en el cine, luego con la fotografía y después con la televisión, opuso una resistencia que cada vez es menor en la educación formal”.

Sin embargo, a los docentes aún les falta incorporar la TV como herramienta didáctica en el aula. “El gran desafío de la escuela actual es tomar al libro como punto de partida, y no como meta de llegada. Necesitamos recurrir a otros lenguajes; la lectura debería ser un concepto ampliado, que incluyera la imagen, el lenguaje audiovisual y el hipertextual o digital”, sugirió Morduchowicz en su artículo “Los medios de comunicación y la educación: un binomio posible”.

¿Pero cómo integrar las competencias de los “nativos” con las de los “migrantes digitales“? La directora del programa Escuela y Medios enfatizó que el manejo más fluido y profundo del medio no convierte al chico en crítico. “El docente tiene el extraordinario papel de enseñar a analizar los mensajes mediáticos, pues cuenta con un conjunto de capacidades que el alumnado aún no posee: aprender a analizar, a evaluar y a interpretar”, señaló Morduchowicz en sus escritos.

Daniela Buero es docente en el colegio secundario del Instituto San Vicente de Paul, en Parque Patricios. Catequistas, psicopedagogos y docentes de Ciencias Biológicas propusieron un taller de educación sexual basado en el visionado crítico de algunas emisiones de Casi Ángeles (Telefé) y Bailando por un sueño (Canal 13).

(Duración: 37´´)

Una última reflexión merecen los valores que los niños y jóvenes deducen de lo que ven. Sandra Ghi, docente del nivel primario de la Escuela Municipal N° 11, en el barrio porteño de Núñez, manifestó que el impacto de los contenidos audiovisuales es mayor en niños que en adolescentes. “Están en la edad de los “por qué”, especialmente en los grados inferiores; todo lo que les permiten ver en los noticieros y les impresiona es motivo de inquietud permanente”, señaló.

Mariano Serer Mora, catequista de la escuela secundaria del Instituto Casa de Jesús, en Almagro, agregó que “el espectáculo de lo cotidiano es lo que más atrae a los adolescentes. Ellos también quieren mostrarse y formar parte del show“.

¿Cómo los niños, jóvenes y adultos educadores pueden ponerse de acuerdo en una interpretación del mensaje televisivo que promueva conductas constructivas y espectadores críticos? La directora del Instituto Divino Rostro, Hebe Marill, destacó la importancia de la reflexión conjunta entre ambas generaciones. El diálogo deberá promoverse desde la primera infancia y tendrá que poner de manifiesto la función primordial del educador: transformar la información en conocimiento.

(Duración: 1´30´´)

Roxana Morduchowicz

Llevar los medios a la escuela

Roxana Morduchowicz es directora del programa “Escuela y Medios” del Ministerio de Educación de la Nación, que propone el acercamiento entre medios masivos de comunicación e instituciones educativas con el fin de formar jóvenes activos y críticos, que tengan una representación mediática acorde con sus vivencias y sus valores.

Morduchowicz es doctora en Comunicación por la Universidad de París VIII, master en Educación de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), licenciada en Letras de la Universidad del Salvador e investigadora Fulbright por la Universidad de Stanford (EEUU). También es consultora en medios de comunicación y educación en América Latina, África, Medio Oriente y Europa.

Para buscar en línea:

Sitio del programa Escuela y Medios del Ministerio de Educación de la Nación

Colección Educ.Ar: Televisión e Internet en el aula (recursos, ejercicios, documentos, canciones y videos para trabajar en los distintos niveles educativos)

Televisión y escuela, blog de Alberto Bouchet, educador de Villa Mercedes (San Luis, Argentina)

Organización de los Estados Iberoamericanos, Revista Iberoamericana de Educación, número 26, “Los medios de comunicación y la educación: un binomio posible”, por Roxana Morduchowicz

Portal Educ.Ar, “La escuela y la TV. Hitos principales en una relación”

Victoria Mas, “De la escuela en la televisión a la TV (digital) en la escuela” (descargar PDF de 6 páginas)

Cebrián de la Serna, “¿Qué y cómo aprenden los niños y las niñas desde la televisión?” (decargar PDF de 7 páginas)

Quevedo, “La escuela frente a los jóvenes, los medios de comunicación y los consumos culturales en el siglo XXI” (descargar PDF de 10 páginas)

Para seguir leyendo:

Nigro (2008), “Escuela y medios de comunicación”, en No seamos ingenuos. Manual para la lectura inteligente de los medios, Buenos Aires, Santillana, Aula XXI.

Morduchowicz (2001), A mí la tele me enseña muchas cosas, Buenos Aires, Paidós.

Jenkins (2008), “Los monstruos de al lado: diálogo entre un padre y su hijo sobre Buffy, el pánico moral y las diferencias generacionales”, en Fans, blogueros y videojuegos. La cultura de la colaboración, Barcelona, Paidós.





Alejandro Malowicki: “cuidemos los valores que comunicamos, desde lo adulto, a la infancia”

6 06 2010

(*) Alejandro Malowicki es director de cine y TV. Preside el Observatorio Nacional del Audiovisual para la Infancia y Adolescencia y la Asociación de Productores de Cine para la Infancia (APCI).

La televisión abierta sigue siendo el más importante medio de difusión en la Argentina. En consecuencia, los responsables de la programación televisiva deben tomar conciencia de qué influencia ejercen los contenidos que aprueban, diseñan y emiten, especialmente cuando se dirigen a las generaciones más jóvenes.

Por Carolina Roncarolo

“La televisión de aire que llega a todo el país es una frecuencia nacional. A quienes usufructúan dicha frecuencia para emitir su programación les toca una responsabilidad de orden público, sean empresas del Estado o privadas. Deben ser conscientes de que son un medio y un servicio público”. Con estas premisas Malowicki inició una vasta exposición acerca de muchos aspectos que actualmente no son tenidos en cuenta por algunos responsables de nuestra programación televisiva.

Vale la pena considerar sus ideas como críticas constructivas que no generalizan ni condenan la labor de quienes producen y emiten contenidos en nuestra televisión abierta. Por el contrario, pretenden abrir las puertas a un diálogo que incentive a emisores y  receptores televisivos a reconsiderar la relación que establece la televisión con su audiencia, y viceversa.

El presidente de APCI puntualizó que la falta de responsabilidad por parte de los que diseñan los contenidos televisivos reside en la escasa o nula consideración hacia aquellos espectadores que no tienen un nivel de educación suficiente  para  discernir entre los conceptos constructivos y los conceptos perjudiciales presentes en un determinado programa.

A su vez, manifestó que “la infancia en los medios televisivos de aire de alcance nacional está lejos de ser analizada, vista y protegida como debe ser, como está previsto en la Constitución Nacional y en la Declaración Universal de los Derechos del Niño, que es aceptada por nuestra Constitución”.

En cuanto a una programación específica dirigida a la infancia, Malowicki postuló que “el único programa que tiene un segmento horario dedicado enteramente a ella es el Canal 7, televisión pública“.

Luego, especificó que “los otros canales ignoran en su totalidad la existencia de la infancia como espectadores. Con lo cual, no están satisfaciendo ni cumpliendo con una de sus obligaciones fundamentales como emisores públicos. Para ellos la infancia es únicamente, y lamentablemente un objeto de consumo y de ninguna manera son sujetos de derecho“.

El presidente del Observatorio Nacional del Audiovisual para la Infancia y Adolescencia ponderó el artículo 17 de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Señaló su importancia para la integración de la programación televisiva dedicada a la infancia, no solamente para los canales de aire, sino para todo el espectro televisivo.

Malowicki aclaró que el Observatorio ha apoyado dicha ley: “Estamos convencidos de que, una vez que pueda ser puesta en su efectividad total, vamos a tener un espacio donde trabajar para mejorar y también para enriquecer sus propuestas”.

Cabe mencionar que la labor del Observatorio se puso en marcha en septiembre de 2009. Constituye una herramienta que es totalmente nueva e inexistente en Latinoamérica. El proyecto permitirá ir conjugando todo lo que sucede en Argentina en cuanto a los medios audiovisuales, no solamente la televisión, sino también el cine. Es un lugar que tiene que ver con lo pedagógico y lo educativo y, fundamentalmente, con la información dura (estadísticas).

El Observatorio APCI se propone tratar de difundir información que fomente el derecho, el deber y la obligación de proteger a la infancia. Malowicki enfatiza su rol dentro de la sociedad: “consideramos que un acercamiento socioafectivo hacia la infancia es básico para quien algún día se proponga seriamente hacer un programa o una producción audiovisual destinado a ella. Va a ser bueno que recurra a materiales que le otorguen información acerca del espectador al que se quieren dirigir”. Y, en ese sentido, postuló que “todos los que estamos en los medios debemos hacer un esfuerzo enorme para no dejar ausente a la infancia en nuestros trabajos, y fundamentalmente tratar de que los usuarios de nuestros medios tengan acceso a materiales que les permitan conocer mejor la infancia”.

Más información:

Leer entrevista completa con Alejandro Malowicki (descargar archivo PDF de 8 páginas)






Tatiana Merlo Flores: la importancia de “empoderar” a las generaciones más jóvenes frente a la TV: “crear capacidad crítica que sea propia”

14 05 2010

(*) Tatiana Merlo Flores es socióloga y presidenta del Instituto de Investigación en Medios (IDIEM)

La televisión es un agente de socialización muy importante, especialmente para la infancia y para la juventud. Merlo Flores postuló que ellos quieren “que la TV de respuestas a las problemáticas que sienten como propias. Y que en esta respuesta les permitan participar”. El rol de la familia y de la escuela. La función del índice MIT (Medición de Impacto Televisivo) y los nuevos proyectos del IDIEM.

Por: Carolina Roncarolo

La televisión actúa como agente de socialización. Por lo general, a partir de la investigación se ha comprobado que en los programas preferidos se producen los  procesos más fuertes de socialización y que estos programas son por lo general los de ficción de producción nacional.

La socialización puede producir dos grandes tendencias con sus matices: naturalización o bien problematización de las temáticas presentadas en los contenidos.

El proceso de naturalización consiste en repetir lo que se ve en la TV; imitar las conductas y las actitudes; incorporar determinados valores y naturalizar como reales o como verdaderas problemáticas, formas o vínculos.

Por el contrario, la problematización lleva al televidente a cuestionarse sobre la naturaleza de los contenidos. Se asocia al involucramiento con lo que se está mirando. Se refiere a la  manera por la que se puede integrar, resignificar, problematizar, modificar conductas y actitudes, estar dispuesto a la acción social y a la creación de acciones ciudadanas, desde la incorporación de elementos que ofrecen los medios. Lo contrario al involucramiento es la naturalización de una problemática.

Desde hace 12 años, el IDIEM ha trabajado con el MIT (Medición de Impacto Televisivo), nueva herramienta que mide el involucramiento de las audiencias con los contenidos de la televisión. El MIT investiga los contenidos televisivos y en qué medida la audiencia se vincula con ellos. Propone que al rating se le agreguen los niveles de involucramiento.

Con respecto al corpus al que se aplica el MIT, la presidenta del IDIEM especificó que han analizado  casi todas las ficciones y programas de entretenimiento, todos ellos de producción nacional.

Comentó que el año pasado analizaron todos los programas de ficción nacional que estuvieron en pantalla. La novela Vidas Robadas (Telefé)recibió un premio en el Congreso que estuvo basado en los resultados del MIT.

Un programa puede tener alto rating y bajo MIT, puede tener alto rating y alto MIT, puede tener alto MIT y bajo rating…Son dos medidas diferentes. En el caso del rating, estamos viendo el contacto que el televidente tiene con la pantalla. En el caso del MIT, estamos viendo el contrato, que es otro tema. Es decir, ¿qué contrato hizo el televidente con los contenidos de la televisión? Y en ese contrato hay resignificación y puedo o no haber involucramiento por parte de la audiencia…

Actualmente, el IDIEM se encuentra haciendo un relanzamiento del MIT. Merlo Flores explicó en qué consiste: “La herramienta está terminada y lista. El libro está por salir. ¿Qué vamos a hacer ahora? Queremos hacer acción concreta. Aspiramos a empoderar a los jóvenes para que ellos puedan aplicar el índice MIT de contenidos. Y votar sobre cómo ven tratados los temas que les importan en los programas que ellos habitualmente eligen para ver, para que puedan opinar, discutir y votar. Y que esa votación, en una red de jóvenes a nivel país, pueda llegar sistemática y permanentemente en forma casi inmediata a los responsables de los medios. El MIT continuará con el índice de niveles de involucramiento. Y lo que queremos es que el índice de contenidos lo apliquen los jóvenes; es decir, bajar los indicadores a niveles muy simples para que los jóvenes puedan opinar y votar. Y estas acciones tendrían también como efecto secundario una educación para los medios “.

Y hablando de los niños y de los jóvenes, ¿qué televisión quieren ellos? A partir de un trabajo comparativo internacional que se realizó desde el Instituto de Investigación en Medios conjuntamente con la Universidad de Montreal, Bologna, Athenas, Sudáfrica y UNICEF Uruguay y Chile, que se llama “Televisión, ¿cómo te quiero?”,  15 mil chicos “le escribieron a la TV” diciéndole qué expectativas tenían…

Merlo Flores explicó que “la expectativa más importante es que la TV de respuestas a las problemáticas que ellos sienten como propias. Y que en esta respuesta les permitan participar. Estas son las dos expectativas más fuertes que tienen los chicos entre 7 y 13 años”.

Luego puntualizó que “a partir de los 13, 14 y 15 años hay una falta de credibilidad, que pasa tamizada por la falta de confianza hacia las instituciones y hacia el mundo de los adultos, lo cual es grave. Entonces, los adolescentes quieren participar, pero para cambiar lo que están haciendo los adultos. Para hacer otra televisión, para hacer otros medios…”

En el 2009 desde el Instituto de Investigación en Medios se realizó un trabajo, apoyado por la Fundación Navarro Viola y con el interés específico de la Liga Nacional de Madres de Familia. 4000 chicos de toda la Argentina fueron encuestados acerca de cómo ven televisión en familia.

Un 70% de los chicos miran programas de TV con su familia. “Generalmente, ven los programas que ven los adultos, especialmente las novelas y los noticieros de la noche. Pero, lamentablemente, no conversan sobre lo que esto. Con lo cual, la interpretación de lo que ven es horizontal; la hacen con sus pares, pero no con sus padres. Y este es un tema importante, porque las novelas de la noche suelen tener temáticas básicamente de adultos”, advirtió Merlo Flores. Temáticas que no se problematizan ni se discuten…Entonces, aunque estén dados la ocasión y el momento de compartir, la familia no está sabiendo aprovecharlas.

No hay padres que vean programas de chicos con sus hijos; sólo un 5% lo hace. Merlo Flores explicó que, de esta manera, tampoco pueden conversar. Y agregó que “tampoco escuchan la narrativa, porque yo puedo ver un programa con un chico y no entender qué es lo que están viendo. Yo tengo que preguntarle al niño: “Contame lo que estás viendo y de qué se trata”. Y escuchar su propia narrativa. Porque en la narrativa de un chico aparece la autobiografía, la biografía de la familia, la biografía del mundo en el que está y de la época histórico cultural en la que vivimos”.

Los chicos tienen criterio.Pero uno generalmente como adulto se cree en la obligación de bajar línea: “esto está mal”, “esto está bien”, “esto no es bueno”… La socióloga manifestó que “si uno escucha, y lo hace con mucha atención, se va a dar cuenta para dónde está yendo el pensamiento del niño. Y la repregunta es la que puede llevar a la reflexión. Y nosotros tenemos que criar chicos con capacidad de formación de opinión, empoderados, líderes, con capacidad de resolución de conflictos… Si nosotros bajamos nuestras líneas de adultos, que tienen paradigmas diferentes, y seguimos creyendo que somos dueños de la verdad, del bien y demás, vamos a crear más distancia. La escucha es el camino”.

Leer entrevista completa con Tatiana Merlo Flores (Archivo .PDF de 12 páginas)

Para seguir leyendo:

Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Audiencia Pública. Ponencia de Tatiana Merlo Flores acerca del acceso a la información, el tipo de programación, el acceso a contenidos artísticos, educativos y culturales, a los horarios  y a la participación que merecen los niños y jóvenes en los medios audiovisuales argentinos.






Interpadres: artículos de interés sobre televisión y familia

30 04 2010

Interpadres es una página web creada por especialistas para construir un espacio de información y de formación en cuestiones relativas a educar y a comunicarse entre padres e hijos.

El sitio aspira a funcionar como una conexión dinámica entre padres, que permita difundir en forma amplia diversos contenidos temáticos y a su vez compartir experiencias e ideas que favorezcan la consecución de los objetivos trazados.

El Observatorio de la Televisión recomienda los siguientes artículos, para reflexionar y profundizar en varias cuestiones acerca de la relación entre la TV y la familia:

– PARDO, Jesús Juan(2006), “Educar la forma de ver la televisión”

– PASCUAL, Fernando (2007), “Cómo usar la televisión en casa”

– GIUBELLINO, Gabriel (2006), “Los padres critican a la TV, pero igual la miran con sus hijos

– CZUBAJ, Fabiola (2006), “Hay que sacar la TV del cuarto de los chicos”





¿Qué televisión quieren los niños?, por Tatiana Merlo Flores

18 04 2010

Esta investigación comparativa internacional fue presentada en el CONGRESO IBEROAMERICANO DE COMUNICACIÓN Y EDUCACIÓN «Luces en el laberinto Audiovisual». Televisión en el contexto latinoamericano, en Octubre del 2003 y publicada en Perspectivas Sistémicas, la nueva comunicaciónhttp://www.redsistemica.com.ar/tele1.htm (primera parte) y en http://www.redsistemica.com.ar/tele2.htm (segunda parte).

Merlo Flores postuló el objetivo del trabajo: “Conocer qué televisión quieren los niños, respetando absolutamente su postura y sin condicionar las respuestas ni el análisis. Deberían contarlo sin interferencias adultas, desde sus propias experiencias cotidianas y afectivas, con libertad total”.

La prueba piloto se efectuó en la Universidad de Bologna (Italia), en 1999. El punto de partida fue un spot televisivo, traducido a varios idiomas y pasado por canales abiertos y de cable. Consistía en un dibujo animado que representaba a la TV e invitaba a los niños de entre 7 y 13 años a enviar una carta, un dibujo o un e-mail diciendo: “TELEVISIÓN, ¿ CÓMO TE QUIERO?”.

Fueron varios los países que se unieron a la investigación de Italia: Canadá. Grecia, Sud África, India, Chile, Argentina y Uruguay.

El Instituto de Investigación en Medios, de Buenos Aires, República Argentina, con el auspicio de la oficina de área de UNICEF, llevó a cabo la coordinación de la Investigación en los países de América Latina.

En Latinoamérica se enviaron 10.000 cartas y e-mail en el plazo de dos meses.

Tatiana Merlo Flores es socióloga, coordinadora del Instituto de Investigación en Medios (Buenos Aires, Argentina), directora del Comité sobre la Infancia y los Medios de la UNESCO y profesora de Introducción a la Metodología de la Investigación en la Maestría en Sociología de la Universidad Católica Argentina. Dirige el Instituto de Investigación, Transferencia y Desarrollo en Medios y su Relación con los Jóvenes y los Niños, en la Universidad de Morón. Tiene más de 10 libros publicados y numerosos artículos en revistas internacionales.








A %d blogueros les gusta esto: