“La Dueña” (Telefé): un dilema entre dos personajes (Newsletter del Observatorio)

30 06 2012

Mirtha Legrand es la dueña de muchas cosas: de un lugar de privilegio en el mundo de los medios de comunicación de la Argentina, de muchas películas memorables de nuestro cine nacional, de un espacio único de vigencia en la televisión abierta argentina y dueña de sus propios deseos, donde elije qué hace y qué deja de hacer.

Dra. Gabriela Fabbro (Directora del Observatorio de la TV, Universidad Austral). Nota publicada en la Newsletter del Observatorio de junio 2012.

Una trayectoria de más de casi 70 años lleva a que su protagonista ejerza el derecho de mirarse a sí misma todo el tiempo. Es el proceso lógico que vive todo artista, el de volver sobre su pasado y trayectoria y convertirse en autorreferencial. Y esto es en realidad La dueña: el lugar, desde la ficción, en donde Mirtha Legrand puede volverse a presentar en escena, a mirarse en cámara y a ponerse en contacto con su público.

Casi nos animamos a decir que la ficción elegida es un pretexto para que este proceso se ponga en marcha. Es más, cualquier ficción hubiera sido el terreno propicio para que esto sucediera. ¿La dueña es entonces una excusa? Sí, para que Mirtha Legrand siga siendo y haciendo de Mirtha Legrand. Esta libertad se la dio la historia que construyó y de la que no puede disociarse, porque ella ya es su personaje y lo representa en cada acción que realiza, tanto en su vida privada como profesional. Mirtha Legrand es “ELLA” en un noticiero, a la salida de un teatro, en un almuerzo o en una ficción.

El nuevo programa está subordinado a Mirtha Legrand y esto hace que algunas características propias del género elegido se desvanezcan o no tengan el peso que una ficción requiere en el canal que se emite. Es el gran desafío de los productores: ¿se va a dar a conocer el personaje de Sofía Ponte o a Mirtha Legrand como Sofía Ponte? Y la respuesta es sólo una: ella es las dos en una. Y por momentos, según cada toma o cada escena, una gana a la otra, aunque por lo general, debemos reconocerlo, Mirtha Legrand gana a Sofía Ponte.

¿Y cómo se acerca el público al programa? Sin dudas, a ver a la segunda, a Mirtha Legrand, a la que conoce, con la que se identifica, de la que sabe cómo va a reaccionar a cada instante. Por ello, la ficción no emociona ni logra empatía: lo que queremos es que Mirtha Legrand sea ella y no Sofía Ponte. Desde este dilema, la audiencia debe realizar un esfuerzo enorme por sostener su fidelidad al programa.

A Mirtha Legrand se le cree por ser ella misma, no por ser Mirtha Legrand interpretando a otra persona. Ella no puede desligarse de su personaje y construir uno autónomo. ¿Se podrá? ¿Un productor lograría esto? ¿O el peso del personaje principal ya conocido es tal que opaca cualquier intento de originalidad?

En una entrevista con el diario La Nación, la propia actriz ha dicho: “Resulta muy difícil alejarse de lo que uno fue durante tanto tiempo. Desprenderse de los gestos, de las expresiones, de las actitudes y hasta de las manías que uno tiene no es fácil. Por eso, a veces dejo que se cuelen algunas cosas que son de mi cosecha. Eso sí, con la anuencia del autor y del director”.

Frase tan cierta e irrefutable a la vez: no se puede dejar de ser Mirtha Legrand, ni en la vida real ni en una ficción.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: