“De la caja boba a la TV intervenida” (Revista Nueva)

2 08 2011

A continuación, transcribimos varios fragmentos de un artículo de Mariana Arcuri, publicado en la Revista Nueva.

“Con Internet completamente incorporada a la vida cotidiana, son cada vez más los usuarios que utilizan la PC u otros dispositivos para mirar programas de televisión, series y películas on-line, ya sea a través de servicios pagos o gratuitos. ¿Desaparecerá el televisor?

“Por día se transmiten más de cincuenta programas distintos, sintonizados por el 97% de los hogares del país”.

“Con el advenimiento de Internet y el boom de nuevas plataformas multimedia on-line (…) por primera vez en veinte años, Nielsen, la reconocida consultora de mercado, detectó una caída en el mercado norteamericano del número de televisores instalados. De los 115,9 millones de hogares con televisión el año pasado se pasó a 114,7 millones este año. Si bien el televisor sigue siendo parte de la mayoría de los hogares norteamericanos, se está dando un fenómeno sin precedentes. A esto se le suma el dato de que la venta de DVD en este mismo país también cayó cerca de un 20% en el último año, mientras que aumenta la cantidad de películas que se compran y se alquilan on-line“.

El televidente se transforma en un usuario que se mueve cómodamente por fuera de las grillas de programación: ahora elige qué ver, en qué momento y dónde. La televisión comienza a hacer su propio camino, más allá de su entrañable compañero –el televisor– y encuentra un lugar lleno de dinamismo en las plataformas digitales”.

“(…) Lo primero que se debe hacer para entender el fenómeno que está ocurriendo con la televisión es separarla del televisor. Este va a desaparecer poco a poco, mientras que la televisión seguirá su propio camino. Para entender esto es importante poder dar una definición de qué es un medio de comunicación, que es la suma de una tecnología con una práctica cultural. Cuando alguno de estos dos componentes cambia, el medio inevitablemente sufre una mutación (…)

(…) La televisión por Internet pasa a ser una televisión intervenida: la gente interactúa, comparte, influye en los guiones, opina. Esto genera una nueva forma de consumo que incorpora nuevas características y hábitos (…)

(…) En primer lugar, ya no será masiva: será una televisión de nicho. En segundo lugar, los contenidos generados para la televisión on-line deberán poder soportar otros canales. Esto hace que el valor de la industria ahora radique en la idea original, es decir que lo principal sea el guión y el personaje de una historia, sabiendo que estos dos en algún momento van a salir del programa para convertirse en otra cosa, como un videojuego, un foro de opinión o cualquier otra herramienta amigable que ofrezca Internet para crear y compartir”. (Damián Fernández Pedemonte, Decano de la Facultad de Comunicación de la Universidad Austral e investigador del CONICET).

Acceda al artículo completo, también publicado en el blog de graduados de la Facultad de Comunicación de la Universidad Austral: Post Graduados FC.

 


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: